Cargando contenido

En Perú fue diseñada la estrategia que permitirá reducir los altos niveles de contaminación por plástico.

Protección ambiental
Con cascaras de frutas se diseñan plásticos biodegradables
Imagen de uso libre

Con cáscaras de tunas y piñas, que ahora se desperdician, científicos peruanos comenzarán a elaborar cajas y otros envases biodegradables como alternativa al plástico, anunció el jueves una funcionaria.

Estas cajas y botellas biodegradables servirán de abono natural para cultivos una vez que sean descartadas, según el plan de la filial regional de Moquegua (sur) del estatal Centro de Innovación Productiva y Transferencia Tecnológica Agroindustrial (CITE).

"El objetivo es hacer vasos, platos, cajas y envases de licor biodegradables, teniendo como elementos naturales las cáscaras de la tuna y las coronas de la piña, que son una alternativa al plástico", dijo la directora de CITE de Moquegua, Daphne Castro.

"La meta del proyecto final es que una vez utilizado el empaque se mezcle con tierra y agua de riego y sin ningún tratamiento se transforme en abono natural para las plantas", señaló.

Los investigadores del CITE han estudiado las propiedades de las cáscaras de la tuna y encontraron que tenían alto contenido de celulosa. Al mezclarlas con las fibras duras de la corona (la parte superior con hojas) de la piña, le da más solidez a los envases. 

Lea másSurge debate por reemplazo de cáscaras orgánicas por plástico

La producción de los envases biodegradables comenzará a fines de este año.

"Ya contamos con el financiamiento de 38.000 dólares logrados en un concurso en el que participamos en sociedad con la Universidad José Carlos Mariátegui" de Moquegua, explicó Castro.

La idea es aprovechar desechos de tunas de los agricultores del distrito de San Cristóbal, a 4.250 metros de altura, que exportan parte de su producción a Bolivia, agregó.

Entre febrero y abril diariamente cosechan 16 toneladas de tunas y semanalmente se quedan con cuatro toneladas de descarte (frutos pequeños y dañados). El resto del año producen la mitad.

"Lo que le quedaba de la tuna se lo daban a los animales o se formaban montículos de basura, pero con apoyo del CITE se comenzó a elaborar licor, conserva, mermelada, pero aún se quedaba", explicó Castro.

Lea también¿A dónde va a parar la basura textil de Nueva York?

En Moquegua hay unas 800 hectáreas de cultivos de tunas, dijo la funcionaria del CITE, centro adscrito al Instituto Tecnológico de la Producción del ministerio de la Producción de Perú.

En Perú se producen anualmente más de 450.000 toneladas de piñas y 88.000 toneladas de tunas, generando residuos de cáscaras de 15 y 35%, respectivamente, según el CITE.

En Moquegua no se producen piñas, pero llegan desde otras regiones peruanas y su masivo consumo genera gran cantidad de basura, que ahora será usada para hacer cajas y botellas.

Fuente

AFP -Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido