Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Un hombre sostiene cigarrillos en sus manos
Ingimage

Las colillas de cigarrillo son la forma más común de arrojo de basura en el mundo. Estas colillas, compuestas de tabaco remanente, un filtro de acetato de celulosa y el papel envolvente, poseen características tóxicas y altamente contaminantes para los ecosistemas.

“El filtro de los cigarrillos, fue introducido en la década de 1950 como una estrategia de mercado para crear en el consumidor la idea de estar consumiendo un producto más seguro para su salud. Sin embargo, aunque la radiación ultravioleta del sol puede, eventualmente y bajo condiciones ambientales óptimas, desintegrar el filtro en fracciones más pequeñas, los componentes principales, los químicos y sustancias tóxicas atrapadas durante la combustión del tabaco no desaparecen y se acumulan en el suelo y el agua”, afirma el profesor William Lozano, líder de la instigación.

Le podría interesar: Joven contó su trágica experiencia por fumar cigarrillo electrónico

La primera etapa de investigación encontró que, al año, se arrojan en Bogotá D.C. casi 95 millones de colillas (16 toneladas) a vías y andenes de las zonas de bares y discotecas, lo cual representa entre 13 y el 19% de los cigarrillos que se consumen en la ciudad y constituye un preocupante impacto ambiental por la lixiviación de tóxicos, metales pesados y sustancias nocivas presentes en las colillas, sobre las fuentes hídricas de la ciudad. 

"Durante la segunda etapa de investigación, la medición de potencial contaminante, se realizaron pruebas de humectación de las colillas y transferencia de los contaminantes al agua, lo que se denomina «lixiviación», analizando marcadores de contaminación fiscoquímica y metales pesados. Se encontró que, en 1 litro de agua, 100 colillas son capaces de aportar, al cabo de 1 hora, cerca de 6000 mg/L de carga contaminante medida como DQO (Demanda Química de Oxígeno) y aportar 300 ppb (partes por billón) de cadmio y 10 ppb de arsénico, los cuales son dos metales pesados altamente tóxicos para la vida y los ecosistemas. De esta manera, 100 colillas resultan 17 veces más contaminantes que las aguas residuales domésticas, sin considerar los nocivos metales pesados que suelen estar ausentes en las aguas de desecho que salen de las cañerías de las viviendas", afirma el estudio.

Y añade, "estas colillas en vías y andenes son arrastradas por las lluvias, las cuales las humectan, liberando en el agua sustancias tóxicas y nocivas para los ecosistemas hídricos, hasta ser descargadas directa o indirectamente sobre ríos y humedales. Así, considerando el caso hipotético de la presencia de 100 colillas arrastradas por litro de agua lluvia en Bogotá, con una precipitación anual media de 920 mm, estas aportarían 52 toneladas de cadmio y casi 2 toneladas de arsénico al año, así como más de 1 millón de toneladas de contaminantes que roban oxígeno al agua, durante el mismo periodo de tiempo".

Por si se lo perdió: Distrito dicta medidas adicionales para combatir la mala calidad del aire en Bogotá

De otra parte, y como tercera fase de la investigación, la medición de su ecotoxicidad, se encontró que las colillas de cigarrillo son altamente venenosas para la vida acuática.

"Como planta indicadora de este efecto ecotóxico, se utilizó la cebolla (Allium cepa). Varios ejemplares fueron expuestos a agua contaminada con diferente número de colillas de cigarrillo. Los resultados muestran que 20 colillas en un litro de agua son capaces de generar una notable alteración en el crecimiento de las raíces a causa de daños en los cromosomas de las células; y que 100 colillas son capaces de retardar hasta en un 74% el crecimiento radicular de la planta, afectando seriamente se crecimiento", finaliza la investigación realizada por la Universidad Piloto. 

Para la Universidad estos resultados de investigación merecen ser considerados en la toma de decisiones y en formulación de políticas por parte de entidades gubernamentales, ONG y organizaciones privadas relacionadas con el ambiente, la salud pública y la cultura ciudadana. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.