Cargando contenido

El Gobierno autorizó el uso y comercialización del animal a unas 20 familias en Córdoba.

Caimán Aguja
Cortesía: Mónica Morales Instituto Humboldt

Científicos de la Universidad Nacional y del Instituto Humboldt aseguraron que la especie de caimán aguja no está en riesgo, luego que el Gobierno autorizara su uso y la comercialización de su piel. 

La decisión del ministerio de Ambiente generó polémica, sobretodo en redes sociales, ya que algunos ciudadanos catalogaron el hecho como "maltrato animal". 

Sin embargo, el Instituto de Investigaciones Biológicas Humboldt mencionó que aunque el caimán aguja todavía es una especie catalogada en peligro de extinción, la autorización de su uso y comercialización hace parte de un proceso de 15 años con la comunidad de la bahía de Cispatá, en Córdoba, que logró aumentar la población de caimanes hasta en 250%

También puede leer¿Estuvo bien que Colombia avalara comercio de piel de caimán?

Explica la entidad que las poblaciones de caimán aguja, en general en Colombia, no han sido evaluadas recientemente,  por lo que se mantienen los programas de conservación y la alerta hasta que se garantice que la especie, en todo su rango de distribución, esté fuera de peligro. 

Brigitte Baptiste, directora del Instituto Humboldt, indicó que "la conservación del caimán aguja por parte de las comunidades en Córdoba ha sido muy exitosa. De 50 individuos que quedaban en 2003, pasamos a 12 mil individuos en 2017".

Agregó que "de hecho, yo creo que algunos de los caimanes que están visitando las playas del parque Tayrona, en Santa Marta, provienen ya del exceso que hay en Cispatá y el Golfo de Morrosquillo".

Para Baptiste se trata "de un caso excepcional y maravilloso de apoyo a una comunidad local" que, después de más de una década de trabajar en la recuperación del caimán, "solicita el reconocimiento de su aporte y ese reconocimiento se da bajo un permiso con todas las de la ley". 

La directora del Humboldt se refiere también al aval que Colombia solicitó ante la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites), en la que los 183 países miembros accedieron a permitir el comercio de la piel del caimán aguja, dado el proceso de recuperación que documentó el Gobierno y los investigadores. 

Gonzálo Andrade, director del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia, dijo que a nivel internacional, por entidades autorizadas, se permite el aprovechamiento de especies que han demostrado recuperación en sus poblaciones. 

"Si bien la especie pasó en los años 80 de estar en peligro crítico de extinción a estar en una categoría de 'en peligro de extinción' (explica que bajó su amenaza), está permitido el aprovechamiento, siempre y cuando se demuestre su recuperación, como lo hicieron las comunidades en la bahía de Cispatá, en Córdoba", aseguró. 

En contextoGobierno autoriza el comercio de piel de caimán tras 15 años de prohibición

Andrade manifestó que este proyecto es una oportunidad para demostrar que se puede hacer aprovechamiento responsable y sostenible de las especies en Colombia, en la que se generan oportunidades de trabajo en las comunidades más vulnerables.

María Claudia García, viceministra de Ambiente, dijo que el trabajo de aprovechamiento de la piel y demás partes del caimán aguja por parte de las comunidades en Córdoba "será vigilado de manera estricta" por los científicos y las distintas entidades del Estado. 

Le corresponde entonces a la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge (CVS) liderar la vigilancia de este proyecto, que en palabras del Gobierno es de gran ayuda para recuperar especies y de apoyo a las comunidades.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido