Cargando contenido

Habitantes de Girardot alertaron sobre la presencia del animal que estaba fuera de su hábitat natural.

Cría de cocodrilo aguja.
Cortesía: CAR Cundinamarca.

La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) reportó la liberación de una cría de cocodrilo aguja en la parte baja del río Bogotá. 

Funcionarios de esa entidad señalaron que el animal tendría unos 50 días de nacido, mientras agregaron que se encontró en buenas condiciones por lo que se hizo factible la liberación. 

"Gracias a la oportuna alerta por parte de habitantes del municipio de Girardot sobre la presencia de una cría de cocodrilo aguja (Crocodylus acutus) fuera de su hábitat natural, los técnicos de la Corporación acudieron al rescate del ejemplar y tras ser valorado por el equipo veterinario de la CAR, se procedió a efectuar su liberación", dijo la CAR a través de un comunicado. 

En video: Así ha sido la contaminación del río Bogotá, una mezcla de colores y olores

El personal técnico de la CAR explicó que el animal es nativa del río Magdalena y sus afluentes y que además esa especie se encuentra en categoría vulnerable en vía de extinción, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

La parte más contaminada del río Bogotá

La cuenca baja del río Bogotá es una de las más contaminadas que desemboca en el río Magdalena en el municipio de Girardot, Cundinamarca. 

Incluso las comunidades aledañas a este río y científicos del Instituto Humboldt aseguran que algunas especies logran adaptarse a las fuertes condiciones de contaminación.

Más información: La historia no recordada del río Bogotá

Sin embargo y según la CAR "los trabajos de descontaminación que adelanta la Corporación en el río Bogotá, han mejorado las condiciones ambientales para varias especies, cuyas poblaciones han comenzado a retornar lentamente a sus hábitats; entre ellas el caimán aguja".

Por tal razón, esa entidad hizo un llamado especialmente a los turistas que se desplazan a la región del Alto Magdalena, para que se abstengan de brindarles alimento, pues esta conducta genera que los animales se habitúen a consumir las provisiones que les ofrecen.

La CAR agregó que al retornar a estos sitios durante épocas de poca afluencia de visitantes y no encontrar las mismas condiciones, suelen presentarse ataques a los animales domésticos, por lo que ante el avistamiento de fauna silvestre de este tipo se debe informar a la autoridad ambiental para que realicen las acciones pertinentes.

Fuente

Sistema Integrado de Información.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido