Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Abejas.
Los pitillos son un material muy bien aceptado por las abejas.
Foto: Ingimage

El Gobierno francés decidió proteger las colonias de abejas que habitan el país europeo y para ello desde el pasado primero de septiembre entró en vigor la prohibición de uso de pesticidas que contengan neonicotinoides, cuyos químicos afectan a estos insectos.

Los neonicotinoides son los insecticidas más usados del mundo. Se emplean en los cultivos de remolacha, trigo, colza, árboles frutales y viñedos, entre otros, para acabar con orugas, cochinillas, pulgones e insectos que carcomen la madera.

Lea también: Envenenamiento sería causa de muerte de miles de abejas en Tierralta

En Francia se usan principalmente de forma preventiva en las semillas, extendiéndose por toda la planta, incluido en el polen.

Como todo insecticida, a ciertas dosis, los neonicotinoides matan a los insectos, incluidos las abejas.

La UE decidió en abril prohibir en los cultivos en campo el uso de tres neonicotinoides (clothianidin, thiamethoxam e imidacloprid), objetos de restricciones desde 2013. La medida, que permitirá el uso en invernadero, entrará en vigor completamente el 19 de diciembre.

Pero Francia va más lejos. La prohibición versará sobre el uso, incluso en invernadero, de las cinco sustancias hasta ahora autorizadas en Europa para fines fitosanitarios (las tres que serán prohibidas además del thiacloprid y acetamiprid). 

Colapso de colonias 

Los científicos se muestran preocupados porque incluso en pequeñas cantidades, estas sustancias que atacan el sistema nervioso de los insectos afectan a los polinizadores, desorientando a abejas y abejorros, lo que altera el esperma de los machos. 

Los apicultores franceses constatan un alza de la mortalidad en sus colmenas desde la llegada de los neonicotinoides a mediados de los años 1990, aunque "ningún elemento científico riguroso" demuestra que sea la primera causa de mortalidad de las abejas, según el director científico del Instituto de la Abeja, el ecotoxicólogo Axel Decourtye.

Le puede interesar: Pepe Mujica alerta sobre un posible holocausto ecológico

En los últimos años, muchas abejas empezaron a morir debido a un "colapso de las colonias", un misterioso fenómeno atribuido en parte a pesticidas, así como a polillas, virus y hongos.

Decourtye avisó que la medida tomada por las autoridades, pese a ser positiva, no resolverá el problema. 

"Hay que luchar contra las enfermedades y los depredadores - sobre todo los que son introducidos en los intercambios comerciales, como el abejorro asiático -, contra la degradación de los hábitats y el empobrecimiento de la flora. Y en una colmena en Francia, se encuentran muchos otros residuos de pesticidas además de los neonicotinoides" indicó.
 

Fuente

Sistema Integrado Digital-AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.