Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Ricardo Lozano
Ricardo Lozano, ministro de Medio Ambiente.
Foto: Colprensa

Desde que se iniciaron las mesas de Conversación Nacional sobre lo ambiental en noviembre de 2019, por los reclamos del paro nacional, uno de los temas propuestos era que Colombia declarara la emergencia climática, tal como lo hizo recientemente el Parlamento Europeo.

Le puede interesar: España se une a países que ya declararon la emergencia climática

Este lunes, en la Universidad EAN en Bogotá, con el liderazgo del Ministerio de Ambiente, se realizaron varias mesas de trabajo con distintos sectores (cerca de 60 personas) para desarrollar la temática de emergencia climática.

"Esta es una de las mesas más importantes de la Conversación Nacional, que tiene que ver con la urgencia de la emergencia climática. Todos sabemos que el clima extremo nos está pasando factura. Colombia es uno de los países más comprometidos, más ambiciosos con la mitigación del cambio climático y los proyectos de adaptación al cambio climático, y en ese sentido estamos de acuerdo que debemos tener acciones a nivel nacional, sobretodo, acompañando a las poblaciones más vulnerables frente a la escasez de agua y la disminución en la producción alimentaria", dijo el ministro de Ambiente, Ricardo Lozano.

En cuanto a si el gobierno del presidente Iván Duque va o no a decretar la emergencia climática en Colombia, Lozano respondió: "Estamos buscando todas las figuras. La mayoría (en las mesas de trabajo) nos están diciendo que no son necesarias más leyes sino acelerar acciones concretas que es lo que necesitamos".

Adriana Soto, exviceministra de Ambiente y una de participantes de estas mesas: señaló: "Colombia sí debería declarar una emergencia climática porque genera otro tipo de emergencias, entre otras, la emergencia económica y social".

De interés: Sequía mantiene a 16 municipios de Córdoba en calamidad pública

Explicó que la crisis climática genera emergencia social porque hay desplazamiento, ya que los territorios se vuelven no aptos para vivir por cuenta de las sequías y lluvias intensas, la falta de suelos para producir comida y la falta de agua, que a su vez hacen de estos lugares zonas inviables económica y socialmente.

"Esto con seguridad le va a costar muchos recursos al Estado para contener los impactos de la crisis climática. El último fenómeno de La Niña (inundaciones) le costó al país casi que un reforma tributaria", indicó.

¿Qué implicaría decretar una emergencia climática en Colombia?

Para Soto, la incidencia estaría en una "toma de conciencia a nivel de Estado, de las instituciones, no solo del nivel nacional, sino local".

Y añade que también estarían todos los sectores privados y, en general, la sociedad civil: "La persona que va caminando por la calle. Todos estamos llamados a la acción. Preguntan: ¿cuánto costaría decretar la emergencia climática? Las acciones cuestan plata en su mayoría, pero los recursos están. Acá estamos hablando de una forma distinta de hacer las cosas y eso implica un cambio cultural".

Por lo pronto, el Gobierno analiza la posibilidad de decretar o no la emergencia climática en Colombia, teniendo en cuenta cuáles son las acciones y qué implicaría para el país hacerlo o no.

Fuente

Sistema Integrado de Información.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.