Cargando contenido

La entidad también advierte de posibles disminuciones significativas en los aportes a los embalses.

Durante mucho tiempo se ha pensado que la carga eléctrica modifica la forma en que las gotas de agua en las nubes colisionan y se combinan.
Durante mucho tiempo se ha pensado que la carga eléctrica modifica la forma en que las gotas de agua en las nubes colisionan y se combinan.
Foto: RCN Radio Armenia

Las lluvias en las regiones Andina y Caribe han sido deficientes en esta primera temporada invernal, reportó el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales- Ideam-, por lo que pide ahorrar de agua.

"El clima está cambiando; de manera que aunque tenemos periodos de lluvia marcados, estos han sido deficientes en gran parte de la regiones Andina y Caribe", explicó Yolanda González, directora del Ideam.

Le puede interesar: Desde Congreso advierten que Colombia estaría en riesgo de apagón

Y es que, por ejemplo, en Bogotá y la Sabana, los meses de marzo, abril y mayo que son tradicionales de lluvias, el Ideam asegura que han estado por debajo de los promedios. 

En ese sentido, González hizo un llamado al ahorro de agua dado que con la disminución de los volúmenes y el periodo de lluvias, los ríos y por ende, los embalses, podrían tener disminuciones significativas.

Lea también: Gobierno descarta desabastecimiento de energía para el segundo semestre del año

Lo anterior podría poner en riesgo el abastecimiento de agua en lugares donde hay deficiencia de lluvia. 

De otro lado, también resaltó que en las regiones Pacífica (en Chocó), Amazonia y en algunas zonas de la Orinoquia las lluvias han estado en el promedio y han generado algunas alertas de inundaciones y deslizamiento de tierra. 

Estas son las recomendaciones del Ideam para esta temporada:

-Hacer un uso eficiente y racional del agua ante la posibilidad de descenso de las precipitaciones.

-Implementar medidas de ahorro y uso eficiente de la energía desde el uso en nuestras casas.

-Aumentar proyectos de cosecha de aguas lluvias.

-Activar los planes de contingencia para prevenir la pérdida del recurso hídrico.

Sector del transporte:

-Tomar medidas de prevención de navegabilidad en ríos, puesto que se vienen presentando caudales por debajo de los valores mínimos históricos de la época.

-Adoptar medidas de precaución en la movilidad vehicular por el estado de las vías, dada la persistencia de condiciones deficitarias en el suelo.

Sector energético:

-Implementar planes de acción ante las posibles disminuciones significativas en los aportes a los embalses (se sugiere darle un manejo adecuado a la regulación de las descargas).

-Activar los planes de emergencia y de comunicación para las poblaciones.

Sector agropecuario:

-Almacenar agua para el consumo de los animales y las labores propias de los cultivos.

-Activar planes de contingencia para el monitoreo de la humedad del suelo y la posible aparición de plagas de insectos en los cultivos vulnerables durante los periodos de pocos volúmenes de lluvia.

-Realizar una programación de manejo agronómico en función de las predicciones climáticas, como siembras y riegos.

-Activar los planes de monitoreo y seguimiento de las temperaturas máximas y mínimas, especialmente en zonas de montaña donde se presenten altas probabilidades de ocurrencia de eventos de heladas o afectaciones por descenso de la temperatura.

Fuente

Sistema Integrado de Información.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido