Cargando contenido

Científicos advierten que el agua, el aire limpio y la regulación del clima, entre otros, podrían dejar de surtir a la humanidad.

Amazonía Colombiana
Cortesía Saving The Amazon

Un informe realizado por expertos de seis países de la Red Amazónica de Información Socioambiental Georrefernciada (Raisg) asegura que la Amazonía está en una encrucijada dado que "sus gobernantes, las políticas de Estado y los intereses económicos la empujan hacia su agotamiento". 

"La Amazonía está en una encrucijada. Los nueve países que la conforman poseen la selva tropical más biodiversa y la mayor reserva de agua dulce del planeta. Pero sus gobernantes, las políticas de Estado y los intereses económicos la empujan hacia su agotamiento", advierte el informe.

El documento cuestiona que "los últimos refugios para especies únicas están en las áreas protegidas y los territorios indígenas. Los científicos ya hablan de la inminencia de un punto de no retorno, donde las contribuciones de la naturaleza al bienestar humano o a la humanidad –el agua, el aire limpio, la regulación del clima, los recursos naturales– dejarán de ser provistos por la Panamazonía. ¿Llegaremos hasta ese extremo?". 

También puede leer: Deforestación se triplicó: Minambiente ante emergencia en Puerto Colombia

La publicación aborda seis temas catalogado como 'críticos' presentes en la Amazonia: las intervenciones en infraestructura de transportes (vías), la energía (hidroeléctricas) e industrias extractivas (minería y petróleo), además de hacer un seguimiento a la frecuencia de quemas y deforestación.

"Los resultados indican que 68% de las áreas naturales protegidas y territorios indígenas de la región tienen superposición con proyectos de infraestructura y planes de inversión", indica el informe. 

La Panamazonía- las siete zonas que la conforman como Perú, Bolívia, Brasil, Venezuela, Colombia, y las Guyanas-  alberga el bosque tropical continuo más extenso del mundo, el cual representa el 40% de la extensión de Sudamérica y una gran biodiversidad.

En esta región habitan pueblos indígenas cuyos territorios abarcan 28% de su superficie y cuenta con áreas protegidas, que cubren 23% de la región. "Ahora, más que nunca, esta gran riqueza cultural y natural afronta diversos retos", afirma el informe. 

Extracción de petróleo y minería en la Amazonia

Según esta publicación, las industrias extractivas tienen presencia en la Panamazonía desde hace varias décadas. "Algunas de ellas son las mayores minas a cielo abierto del planeta o cuentan con largos ductos para extraer petróleo del medio de la selva. Estos proyectos generan un pasivo ambiental por resolver".

Lea ademásVuelven a prenderse alarmas por explotación minera en Santurbán

En su reciente análisis de presiones y amenazas en la Amazonía, la Raisg indica que en términos de extensión territorial, las industrias extractivas de minería y de petróleo son las que tienen mayor peso.

Juntos, estos dos sectores poseen lotes asignados a concesión equivalentes a 208 millones de hectáreas, lo que representa 24,5% de toda la extensión de la Panamazonía, para la cual se estima una superficie total de 847 millones de hectáreas.

"Estas amenazas y presiones no ocurren de manera uniforme o con la misma intensidad en todo este vasto territorio, cubierto por áreas bajo concesiones de hidrocarburos y minería. Pero su existencia demuestra cuál es el modelo propuesto en estos países, basado en el extractivismo y la renta, sin valorar las consecuencias de perder más de un cuarto de la Amazonía", advierte el estudio. 

Bloques de petróleo y minería en la Amazonia.
La Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (Raisg)

Este informe asegura que los mayores daños son causados por emprendimientos apoyados por los gobiernos nacionales y regionales.

"A menudo, estos proyectos fueron autorizados sin las debidas consultas a las poblaciones afectadas e impactan también sin distinción a casi todos los países de la región amazónica. En otros casos, elementos de los gobiernos participan o coadyuvan la actividad, aunque en teoría esta sea ilegal", advierte.

Uno de los costos más altos que se evidencia en la Amazonia por la extracción de petróleo está relacionado con el derrame de miles de barriles de crudo en Perú. 

En 20 años se han registrado 190 derrames de crudo en la Amazonía peruana, según el organismo supervisor de la inversión en energía y minería, Osinergmin.

De interésColombiano, premiado por Google por identificar lugares donde hay minería ilegal

Esta fuente indica, además, que los derrames se deben fundamentalmente a la existencia de infraestructura antigua en los pozos más productivos, la cual data de los años 70 y no ha recibido el mantenimiento adecuado. Entre 2008 y 2017 se derramaron 25.000 barriles de petróleo, según informe del Congreso de la Nación.

Reportan los científicos que los derrames de petróleo en la Amazonía peruana han generado graves impactos ambientales – contaminación de cuerpos de agua, cultivos y mortandad de peces– y sociales entre la población indígena, con afectación de su salud y calidad de vida, que no han sido debidamente atendidos hasta el presente.

 Tala de árboles en la Amazonía
AFP

La 'encrucijada' de la Amazonia colombiana

El panorama de la Amazonía colombiana muestra una alta deforestación, el aumento de cultivos ilícitos y la presencia de incendios forestales como tres de las problemáticas más graves de este ecosistema. 

Para los realizadores de este informe, la meta propuesta por el Gobierno de Iván Duque para frenar la deforestación "permite la destrucción de los bosques". 

"En el Plan Nacional de Desarrollo, el presente gobierno definió que habrá un 0% de variación en la meta de deforestación respecto al cuatrienio del gobierno pasado. Es decir, se permitirá la destrucción de 215.000 mil hectáreas de bosque al año a nivel nacional, de los cuales, el 72% son de la Amazonía colombiana, hasta llegar al punto de no retorno, lo que da luz verde para proyectos de desarrollo económico que antes no eran permitidos en esta región colombiana".

Más enPese a prohibición siguen construyendo mansión en reserva ambiental de Bogotá

Adicional, el estudio cuestiona el sistema multimodal que Duque se comprometió a gestionar en el río Vaupés como un proyecto que "generaría una aceleración en los procesos de colonización en la zona". 

"En Colombia, el presidente Duque se comprometió a gestionar la navegabilidad del río Vaupés, además de un sistema de transporte multimodal que conectará al Municipio de Calamar, en el Departamento del Guaviare, con el Municipio de Mitú (Vaupés Colombia) y Yavaraté (Brasil), lo que generaría una aceleración en los procesos de colonización en la zona", sostiene el informe. 

Nuevas vías en la Amazonia colombiana, nuevos actores

Actualmente, la Amazonía colombiana tiene un total de 32.780 km de vías de nivel 1 al 7, siendo las de nivel 6 y 7 (vías terciarias) las de mayor extensión con un total de 23.407 km. De este total, 2.336 km se encuentran dentro de Resguardos Indígenas y 7.975 km en Áreas Protegidas.

En Colombia, después de la firma del acuerdo de paz, la guerrilla de las Farc dejó de ocupar puntos estratégicos de entrada a la selva amazónica. En estos puntos, la presencia estatal es casi nula, por lo que nuevos actores (legales e ilegales) han empezado a llegar en busca de recursos naturales y tierras.

Todo ello ha sido facilitado por la apertura acelerada de nuevas vías y la oficialización de las construidas por la guerilla de las Farc antes de la firma del acuerdo de paz, a través de vías terciarias: la nueva forma de penetración al corazón de la selva.

En el caso de las carreteras de las Farc, de los 3.753 kilómetros construidos, 490 km se encuentran dentro de Áreas Protegidas de la Amazonía colombiana, específicamente en el Parque Nacional Serranía de Chiribiquete, la Reserva Nacional Natural Nukak y el Parque Nacional Natural Tinigua.

Refuerza esta tendencia la inversión destinada a la creación y ampliación de carreteras que penetran en la selva en Colombia, donde alrededor de 1,2 billones de pesos colombianos para vías terciarias del posconflicto están en manos de las gobernaciones departamentales.

Además, las inversiones en infraestructura vial para las zonas priorizadas por el acuerdo de paz alcanzan los 1,38 billones de pesos colombianos, provenientes de recursos del Sistema General de Regalías (SGR).

*Con información de la Red Amazónica de Información Socioambiental Georrefernciada (Raisg)

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido