Cargando contenido

El principal país al que llegan estos vehículos es Ucrania.

Europa Oriental es el principal cliente de autos usados alemanes
Europa Oriental es el principal cliente de autos usados alemanes
Wikimedia Commons

Alemania se está deshaciendo de sus vehículos particulares a diésel que funcionan con tecnología Euro V. 

El gobierno alemán y sus estados federados están comprometidos con la migración a tecnologías más limpias que emitan cero emisiones de particulas contaminantes al aire.   

Es por esto que está vendiendo a Europa oriental los carros que ya no se podrán utilizar en las autopistas alemanas. Los vehículos principalmente están llegando al país de Ucrania.  

Lea también: Flotas eléctricas son una realidad, la respuesta de Metrocali a Peñalosa

Cuando se importan esto carros de segunda mano a Europa Oriental, en la revisión de rutina se encuentra que muchos de esto vehículos tienen filtros y catalizadores que marcaban la pauta para las normas alemanas sobre emisiones de gases de los anteriores años.   

Estos catalizadores tendrán que ser desmontados al igual que los filtros, ya que Ucrania no cuenta con diésel de tan alta calidad. De esta forma los vehículos que llegan al país ucraniano se adaptarían a su normatividad, que es mucho menos rigurosa en cuestiones ecológicas.  

En las diferentes ciudades de Ucrania se hace dos veces por semana una feria de ventas de carros usados alemanes a muy bajo costo, ya que los alemanes tienen afán de deshacerse de esto vehículos que no cumplen con la nueva regulación de emisiones.  

Le puede interesar: Parques Nacionales tendrán nuevo pasaporte

Lo más preocupante es que, a pesar de que los estándares de emisiones de Ucrania son muy bajos, no existen controles por parte de las autoridades que exijan a los ciudadanos acogerse a las normativas que tratan de protegen el medio ambiente.  

La ciudad ucraniana de Lutsk tiene 213.950 habitantes (según un informe de la Naciones Unidas en 2017), y el 82% de su contaminación proviene de camiones y vehículos particulares.  

Oskana Taranbanjuk, funcionaria de la oficina de Medio Ambiente de Lutsk, afirmó a la Deutsche Welle que “la ciudad se está llenando de vehículos que no ayudan al aire de la ciudad: el diésel es muy malo para la salud de los seres humanos”. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido