Cargando contenido

Científicos señalan que la contaminación por mercurio está contribuyendo a aumentos cuantificables del metal en los océanos del mundo.

Pescadores
'Pescadores De Mercurio', así descontaminan los ríos los habitantes de Chocó.
Foto: Colprensa

El Ministerio de Medio Ambiente hizo entrega del Plan de Acción Sectorial Ambiental de Mercurio con el que busca eliminar definitivamente de la minería este químico para 2023, dando cumplimiento a la Ley 1658 de 2013 y compromisos internacionales como el convenio de Minamata y el Acuerdo de París.

El Gobierno señaló que entre los objetivos de dicho plan está investigar en Colombia la contaminación presente en agua, sedimentos y aire, evaluar su impacto en especies de fauna y flora, y promover la recuperación de ecosistemas afectados, entre otros puntos.

Vea también: Prohibición de uso de mercurio amenaza desaparecer la amalgama dental

“Con este plan el Sistema Nacional Ambiental contribuye a la prevención de la contaminación por mercurio al controlar el uso, consumo y producción de la sustancia en el país. Adicionalmente, con los límites a la minería formal y a los diversos sectores, se busca frenar la producción, importación y exportación de productos que contengan mercurio como bombillos, termómetros o baterías", dijo Ricardo Lozano, ministro de Ambiente. 

Los ambientalistas coinciden en que entre los efectos del mercurio se encuentra la capacidad de este químico para acumularse en organismos y posteriormente ascender por la cadena alimentaria, entre ellos los peces que son consumidos por el humano. 

Igualmente, resaltan que en las diferentes actividades humanas el mercurio es liberado en el suelo por medio de la aplicación de fertilizantes en la agricultura y los vertidos de aguas residuales industriales.

De igual modo, a parte de la minería, el mercurio en muchas ocasiones es liberado al aire por medio de la quema de productos fósiles, fundiciones y combustión de residuos sólidos.

De interés: ¿Cómo se controlará que la minería no use mercurio?

Sin embargo, los ambientalistas afirman que el mayor efecto negativo de la contaminación ambiental por mercurio se produce a nivel acuático, teniendo en cuenta que la toxina llamada metilmercurio se acumula en la vida acuática en concentraciones y niveles bastante elevados.

Por lo tanto, al ir remontando la cadena alimentaria, las dosis medidas en los depredadores van por consiguiente en aumento.

Cabe mencionar que en cuanto a la afectación en los animales, el mercurio les genera daños en los riñones,  intestinos y fallos en la reproducción y alteración de su ADN.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido