Cargando contenido

La quebrada La Socha en Granada, Cundinamarca ha sido 'parcialmente' descontaminada gracias a los niños.

En Cundinamarca los niños descontaminaron una quebrada.
En Cundinamarca los niños descontaminaron una quebrada.
RCN Radio

Hace ocho años surgió un grupo de investigación en el colegio Gustavo Uribe Ramírez en Granada, Cundinamarca dada la preocupación por la gigantesca contaminación de la quebrada La Socha, que abastece de agua a la mayoría de las personas en este municipio. 

Sergio Gutiérrez, el único profesor de biología del colegio, motivó a decenas de estudiantes para que encontraran la forma de ayudar a descontaminar la quebrada, ubicada atrás del colegio y que en ese época (2010) se secó, dejando en evidencia las llantas, los colchones, las botellas, entre otros residuos arrojado allí.

"Se le han hecho cinco limpiezas a la quebrada La Socha.  Hemos sacado más de diez toneladas. Algo que nos preocupa es que cuando los campesinos utilizan los agro-químicos,  los desechan a la quebrada y luego todos bebemos de esa agua. Me parece curioso que la tasa de cáncer en este municipio es muy alta, tal vez esté relacionado con eso", indicó el profesor 

Desde entonces, el trabajo es arduo y lento. No solo es descontaminar la quebrada o plantar árboles nativos como lo han hecho desde hace ocho años, sino también buscan generar conciencia para que los campesinos y en general la población  no sigan contaminando las quebradas o talando bosques. 

Juan Pablo Garcia está en grado 11. Empezó desde muy niño en el proyecto de investigación, como la mayoría de estudiantes que se enamoran de este trabajo y quieren seguir ayudando. 

A sus 17 años habla con el conocimiento propio de un profesional en áreas ambientales sobre: árboles nativos, cuáles son, por qué son importantes (sobretodo por el agua). En últimas, argumenta 'que son para vivir bien y mejor que antes'. 

"Nosotros intentamos con mucho respeto enseñarle a la gente ganadera que también con los árboles se puede hacer el trabajo. Incluso les explicamos que, con los árboles nativos el ganado se hace más grande, da más leche. También les decimos que pueden hacer barreras vivas que reemplazan las cercas de alambre ", explica Juan Pablo. 

El objetivo de los niños es que los agricultores, ganaderos, mineros y hasta el personal del matadero, ubicado cerca al colegio y que contamina aguas abajo, entiendan la importancia de que "un sitio limpio y sano es mejor para todos", sostuvo Alejandro de grado once.  

Hasta la fecha han sembrado más de 5.000 árboles nativos, sobretodo en la ronda de las fuentes hídricas. Han hablado con centenares de campesinos. 

Hace poco, ganaron el IV Premio del Agua Pavco. El dinero sirvió para construir un vivero con el que esperan sembrar miles de árboles más. 

Granada, Cundinamarca es un municipio principalmente agricultor y ganadero. El 70% vive de estas actividades. Sin embargo, en el pasado, la minería (extracción de material para la construcción) deterioró el suelo.

Lo anterior, generó una disminución en la agricultura y desabastecimiento de agua. Por esas razones, los estudiantes del grupo de investigación sueñan con ser un municipio que pueda vivir de la naturaleza de forma sostenible. 

Cuenta el profesor, que algunos de sus alumnos se van a estudiar carreras afines al medio ambiente y regresan a intentar arreglar lo que otros contaminan sin pensar en el daño que se hacen, incluso, a ellos mismos. 

Thumbnail
Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido