Cargando contenido

Las redes sociales pueden facilitar el comercio de animales exóticos.

fotografía con animales
Fotografía con animales.
Ingimage

Publicar selfis en las redes sociales junto a animales en peligro de extinción puede parecer algo trivial, sin embargo, los expertos afirman que esta práctica podría contribuir a la desaparición de algunas especies. 

Uno de los ejemplos más claros de este problema son las nutrias, una especie que es considerada desde hace tiempo como vulnerables o amenazadas, a causa de la disminución de su hábitat natural y el comercio ilegal de sus pieles. 

"El comercio ilegal de nutrias se ha disparado de golpe de manera exponencial", explicó Nicole Duplaix, copresidenta del grupo especializado en nutrias de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. 

Lea además: El cruel negocio de la caza de tiburones y sus consecuencias en el medio ambiente

Frente a esto, los ecologistas acusan a las redes sociales del frenesí que ha desbocado la demanda de nutrias en algunos países asiáticos, Japón en particular, lo que representa una amenaza para esta especie. 

"Quiero una" 

La nutria cenicienta, también conocida como enana, y la nutria de pelaje liso ya figuran en el Anexo II de la CITES como especies amenazadas, pero India, Nepal, Bangladés y Filipinas solicitan que sean incluidas en el Anexo I, lo que significaría la prohibición total de su comercialización internacional.  

Los ecologistas consideran que esta gestión es vital para estas dos especies, cuya población ha caído al menos un 30% en los últimos 30 años, un declive que se aceleró más con la moda de las nutrias como mascotas. 

"Existe un verdadero deseo de poseer estos animales exóticos, lo que es alimentado por las redes sociales", según Cassandra Koenen, de la oenegé canadiense Wildlife not Pets. 

Lea también: Tormenta tropical Dorian incidirá con lluvias en Colombia

Algunas cuentas en Instagram y Facebook tienen miles de seguidores que publican fotos de nutrias con comentarios tiernos como: "demasiado bella" o "quiero una".  

Precisamente, las 'selfis' enmascaran el sufrimiento que padece este pequeño mamífero, que vive en comunidades en plena naturaleza y que bruscamente es apresado y aislado. 

Koenen citó numerosos "videos de gags" que muestran nutrias dando vueltas sobre sí mismas, lo que para un conocedor se trata de la manifestación de un "enorme sufrimiento".  

Ante la demanda en pleno crecimiento, cazadores y pescadores de Indonesia matan nutrias adultas y se llevan a sus cachorros enjaulados, que serán vendidos como mascotas.  El principal destino es Japón, donde un cachorro de nutria puede cotizarse hasta en 10.000 dólares. 

Koenen acusa a las redes sociales de facilitar el comercio de animales exóticos, como las nutrias, y provocar compras impulsivas sin que la gente piense lo que significa tener un animal salvaje en casa.  

Las nutrias no son la única especie afectada por esta moda.  Entre las 56 propuestas presentadas a la CITES que reclaman una mayor protección, 22 conciernen a especies como lagartos, tortugas y arañas, que también son cazados en el marco de este comercio multimillonario. 

Fuente

Sistema Integrado Digital y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido