Cerca de 800 delegados se reúnen en Medellín para analizar la biodiversidad en el mundo.

ROBERT WATSON
El presidente de Ipbes, Robert Watson/Foto cortesía Ipbes

Las acciones del ser humano contra la biodiversidad y los efectos del cambio climático, son algunas de las preocupaciones de los 800 delegados de 126 países que se reúnen en Medellín en la Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (Ipbes). En sesiones a puerta cerrada, los delegados escuchan las conclusiones de mil científicos de la organización.

El presidente de Ipbes, Robert Watson, aseguró  que hay una “degradación de la naturaleza” que debilitará el “bienestar humano” para las próximas generaciones. Advirtió que si continúa la contaminación y la alteración a los bosques y océanos, están en peligro las metas de desarrollo sostenibles del mundo 2015-2030.

“La abierta explotación de los océanos, la contaminación de ríos y el cambio climático inducido por el hombre, están debilitando la capacidad de tener el futuro sostenible que todos queremos (…) Al no darle la importancia, no vamos a lograr las metas de desarrollo sostenible”, dijo.

La secretaria Ejecutiva de Ipbes, Anne Larigaudie, explicó que la pérdida de biodiversidad afecta directamente la calidad de vida del Hombre, porque disminuyen los alimentos básicos, el agua limpia, el oxígeno y los suelos.

“Se reducen los alimentos de la gente, el agua potable, los bosques que son nuestros pulmones, y la subsistencia de millones de personas. También está relacionado con la degradación de los suelos. Cada minuto se pierde el equivalente a 26 campos de fútbol”, señaló.

Los delegados gubernamentales aprobarán unos “Resúmenes” sobre degradación y restauración de tierras en América, África, Europa y Asia, que servirán para la toma de decisiones de las Naciones. La plenaria se realizará el sábado 24 de marzo, cuando se espera conocer la relatoría de las conclusiones del encuentro global.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido