Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Fuerte temperatura puede causar problemas de salud en Santa Marta

La temperatura global del periodo 2018-2022 será más elevada de lo habitual, con una mayor probabilidad de alcanzar niveles extremos, según un estudio publicado por la revista Nature Communications.

Este aumento, de acuerdo con los investigadores, "podría atribuirse a factores externos (como las emisiones de gases de efecto invernadero) o a la variabilidad natural del sistema climático (fluctuaciones que se producen en plazos cortos, que comprenden desde meses hasta 30 años), la cual es más difícil de predecir".

El pronóstico obtenido para el periodo 2018-2022 apunta a que el calentamiento, debido a la variabilidad natural, reforzará temporalmente la tendencia del calentamiento global -que, a diferencia del primero, afecta a largo plazo-, lo que llevará a un aumento en la probabilidad de experimentar temperaturas extremas.

Las averiguaciones se alcanzaron gracias al llamado PROCAST, un modelo estadístico que, a través de un ordenador portátil, produce predicciones de la temperatura media global en pocas centésimas de segundo.

El método abre la posibilidad de que estos cálculos se puedan realizar a tiempo real desde dispositivos personales, según se destacó desde el estudio, elaborado por la Universidad de Brest (Francia).

Los académicos Florian Sevellec y Sybren Drijfhout fueron los responsables del desarrollo de este modelo estadístico basado en "operadores de transferencia", un método que racionaliza el comportamiento caótico de un sistema.

"PROCAST es extremadamente eficiente en términos numéricos, aunque únicamente es capaz de pronosticar una sola métrica", detalló la investigación.

"Sin embargo, este sistema se podría ajustar fácilmente para predecir otros cambios relevantes del clima, como las precipitaciones, o para centrarse en escalas de ámbito regional", concluyó. 

Dormir en la calle

La ola de calor que golpea Shanghái este verano llevó a algunos ciudadanos a dormir en los bancos y aceras de una de conocida arteria comercial de la ciudad china, en busca de un poco de brisa, agotados por el asfixiante calor.

Durante el día, una gran multitud de turistas y paseantes frecuentan la calle de Nankin, una larga avenida llena de grandes almacenes y cuya fama remonta a la Concesión Francesa.

Pero cuando cae la noche, después del cierre de los comercios, los vecinos llegan huyendo del sofocante calor y de sus pequeñas viviendas, y se instalan en los bancos o incluso en las aceras.

Desde hace varias semanas, una larga e inusual ola de calor golpea Shanghái, con los termómetros superando los 35º C el jueves, por 16º día este verano.

Fuente

AFP y EFE.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.