Cargando contenido

Hay 33 ciudades en el mundo con estrés hídrico extremo y unas 250 millones de personas en riesgo de no tener agua.

Agua potable para La Guajira.
Pila pública en Manaure. Este sistema abastece de agua a unas 1.100 personas de la Alta Guajira.
Cortesía: Minvivienda.

El Instituto de Recursos del Mundo (World Resources Institute, WRI) dio a conocer la última actualización del Atlas de estrés hídrico Aqueduct que permite identificar y evaluar la crisis de agua que hay en el mundo. 

Los datos han permitido identificar unas 33 ciudades de todo el mundo que se encuentran en una emergencia extrema por escasez de agua y muy cerca a lo que el Instituto y expertos conocen como el "Día cero", es decir, el día en el que el abasto de agua se termina. 

Esas 33 ciudades, que según The New York Times, tiene una población conjunta que supera los 255 millones de personas, hacen parte de la lista de 17 países que en total están en estrés hídrico extremo. Pero la preocupación está en que para el 2030, según la proyección que cita el diario estadounidense, serán 45 ciudades en este estado crítico y unas 470 millones de personas lo padecerán. 

Lea además: ONU advierte que hay que cambiar modelos alimenticios para parar el cambio climático

El atlas "jerarquiza a 189 países, junto con estados y provincias, en cuanto a estrés hídrico, riesgo de sequía y riesgo de inundación fluvial", informa el WRI. 

Dentro de la lista de ciudades más preocupantes, que marcan los niveles más altos de riesgo de sequía, siguen estando ciudades áridas del África. No obstante, están también grandes metrópolis como Moscú, Pekín, Madrid, Los Ángeles, San Diego, Ciudad de México, Monterrey, entre otros. 

En estrés hídrico alto están Barcelona, Londres, Berlín, Dallas, Seúl, Shanghái, Sao Paulo, Fortaleza y otros más. Por su parte, Bogotá, se encuentra en nivel bajo medio de estrés hídrico junto a París, Osaka, Manila, Curitiba, Belo Horizonte, Bagdad. Nueva York, entre tanto, está en las mejores condiciones, con el menor estrés hídrico del mapa. 

Le puede interesar: Cinco tips para la dieta del cambio climático

Algunas de las recomendaciones que sugiere The New York Times, citando a expertos en el asunto, es que "las aguas residuales pueden ser recicladas. El agua lluvia puede ser recolectada y almacenada para cuando haga falta" y además, que "lagos y humedales pueden limpiarse y los pozos viejos pueden restaurarse". 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido