Cargando contenido

En ellos se puede conseguir un importante aliado para la salud de su dueño.

Dientes de leche
Dientes de leche
Ingimage

Normalmente cuando los niños comienzan a perder sus dientes de leche, algunos padres les dicen que los pongan debajo de la almohada para que el ratón Pérez se los lleve y le deje a cambio dinero o un juguete.

Pero, gracias a un nuevo estudio, quizá lo mejor sea guárdalos todos muy bien para el futuro. Y es que este nuevo hallazgo científico indica que la primera dentadura de los infantes podría salvarles la vida en el mañana.

Lea también: Estos son los riesgos para las mujeres que andan en tacones

El Centro Nacional de Información Biotecnológica de los Estados Unidos, ha anunciado que las células madre derivadas de los dientes de leche se pueden utilizar en numerosos procedimientos médicos. Eso significa que si un padre guarda el diente de leche de su hijo, los investigadores podrían extraer información sobre sus células para ayudar a salvar la vida del niño más adelante.

Las células madre tienen la capacidad de convertirse en cualquier célula del cuerpo. Esto significa que los científicos pueden ayudar a determinar su propósito para que puedan hacer cosas maravillosas en el cuerpo humano, como erradicar graves enfermedades.

La mayoría de los investigadores ahora cosechan células madre a través de la médula ósea. Resulta que los dientes de leche están cargados de médula ósea, lo que hace que sea una forma fácil para que los científicos accedan a este potente tipo de información biológica.

Si bien las células madre se pueden usar para combatir el cáncer, los investigadores han descubierto otras formas de usar estas células obtenidas de los dientes. Una de las más interesantes es que ellas pueden usarse para regenerar huesos. También son útiles para el crecimiento de las células neurales en el cerebro y para prevenir ataques cardíacos. 

Le puede interesar: Tailandia, donde se dice adiós al plástico para empacar en hojas de plátano

Asimismo, la investigación apunta que las células pueden ayudar a regenerar el hígado, tratar la diabetes y reproducir el tejido ocular. 
 Aunque muchos de los tratamientos se encuentran solo en su etapa inicial en lo que se refiere a la investigación, en una década los  dientes de leche podrían ser muy útiles.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido