Secciones
Volver a RCN Radio

Bogotá, en tiempos de cuarentena

Inaldo Pérez Abril 20, 2020

El 6 de marzo de 2020 llegó lo que todos temían en Colombia y que parecía aún lejano: se conoció el primer caso de Covid-19 en el territorio nacional. Solamente 18 días después, el martes 24 de marzo, el gobierno decretó la cuarentena para evitar la propagación del virus.

Y la vida cambió en el país, especialmente en Bogotá, como cambió en Madrid, en Roma... en Wuhan, pero con las características propias de esta ciudad en donde muchas personas no se pueden aislar porque no tienen alimentos en sus neveras (si es que tienen una nevera), porque cada día debe conseguir con qué pagar una noche de hospedaje; una ciudad en donde prima el inconformismo y el desconsuelo. Así se vive este aislamiento en las calles de Bogotá.

Simulacro de una realidad

01

Una ciudad fantasma, como nunca antes. La alcaldía de Bogotá decretó el simulacro de aislamiento desde el viernes 20 de marzo, para que los ciudadanos se adaptaran a estas nuevas dinámicas de vida. Durante los primeros días la medida fue adoptada a rajatabla, tal vez por curiosidad, tal vez con escepticismo, pero con mucha disciplina ese fin de semana. Este fue el panorama en la Calle 26 durante la jornada del 21 de marzo.

02

La Autopista Norte de Bogotá, tal vez la más congestionada de la ciudad, lució desolada. Unos pocos desobedientes, otros tantos cuidando que se cumpliera la restricción.

03

A buscar provisiones. Como preparándose para una guerra, los bogotanos salieron durante los primeros días a aprovisionarse de alimentos y elementos de primera necesidad. Los supermercados se vieron atestados de compradores que dejaron vacías sus estanterías. Poco a poco los bogotanos se han ido ajustando a esta nueva realidad.

Aislamiento y miseria

04

Soacha es uno de los municipios aledaños a Bogotá con más dificultades no solamente por la densidad poblacional, sino porque en su mayoría son personas de bajos recursos que viven del día a día. Las autoridades se vieron obligadas a decretar un toque de queda de 72 horas.

05

En el barrio Santa Fe, centro del consumo de drogas, prostitución y refugio de desplazados e inmigrantes en la capital del país, se han hecho brigadas de entrega de víveres y ayudas para enfrentar el aislamiento. Los funcionarios lo han hecho en las más estrictas medidas de seguridad.

06

Esta pandemia tiene héroes, la mayoría de ellos ocultos. Como este humilde vigilante de la plaza de Paloquemao que, expuesto y solitario vigila las 24 horas la principal plaza de mercado de la capital.

07

La asistencia médica ha sido clave durante esta pandemia. Una caravana de ambulancias recorrió Bogotá difundiendo el mensaje de quedarse en casa el pasado primero de abril.

08

Los inmigrantes venezolanos, que desde hace más de dos años utilizaron al país como corredor para buscar mejores oportunidades en el resto de América Latina y que se quedaron en Colombia tratando de sobrevivir, han decidido volver a su país. Para seguir sufriendo, para enfrentar la pandemia, no hay como la propia tierra, parece ser la consigna.

09

La mayoría de estos venezolanos viven del día a día y durante la cuarentena no han tenido ingresos por eso deciden regresar a su país, con su vida a cuestas a sol y lluvia.

10

Arrastrando su vida en carritos de mercado. Así va esta familia de venezolanos por la autopista norte, saliendo de Bogotá, huyendo de la ciudad con más contagio en el país.

11

Cansados de caminar, con poco qué beber, este grupo de venezolanos esperan algún tipo de transporte, a miles de kilómetros de la frontera con Venezuela.

La otra ciudad

12

Pero no todo ha sido tragedia durante esta cuarentena. La disminución de circulación de vehículos, especialmente de transporte público, ha traído una baja considerable en la contaminación lo que ha dejado postales como ésta. Foto tomada desde la avenida circunvalar en Bogotá, desde donde se observa la majestuosidad del Nevado del Tolima a más de 200 kilómetros de distancia.

13

Bogotá en cuarentena y el Volcán del Tolima vigilante. El martes 7 de abril los bogotanos pudieron apreciar desde sus ventanas el pico del Nevado que se eleva 5220 metros sobre el nivel del mar.

14

Las autoridades han tratado de solucionar el problema logístico que implica llevar asistencia alimentaria a miles de familias de escasos recursos en medio de una pandemia mundial. Vistiendo la indumentaria de protección, miembros de la Alcaldía de Bogotá entregaron comida a ciudadanos venezolanos en el barrio Santa Fe.

15

El uso del tapabocas se hizo obligatorio en el transporte público de Bogotá. La mañana del 6 de abril los usuarios de Transmilenio comenzaron el uso de este elemento de protección.

16

Para todos los gustos. Los bogotanos han acogido la medida y comienza a verse como hay diversidad de tapabocas en el mercado, desde los quirúrgicos tradicionales, pasando por los industriales, hasta algunos que ya son utilizados como artículo de moda.

17

El transporte tampoco ha vuelto a ser el mismo. De los autobuses atestados de gente, Transmilenio pasó a experimentar una baja demanda en el servicio y a transitar con sillas vacías. Algo impensable hace apenas unos cuantos días.

18

Panorama de Bogotá, que durante el aislamiento ha vivido una mejora en la calidad del aire. Habrá que esperar a que se vuelvan a activar las chimeneas de las industrias para ver su impacto.

19

Los barrios marginales, vistos desde los cerros de la ciudad, lucen vacíos, no obstante que se han presentado aglomeraciones y protestas por falta de ayuda alimentaria.

La fe, 'de puertas para afuera'

20

Un país creyente no descuida su fe y sigue esperando un milagro. Una ayuda divina. Y la iglesia se adaptó al aislamiento mundial, por primera vez la Semana Santa no contó con feligreses en sus recintos.

21

Nunca antes, ni siquiera en días laborales la iglesia del Divino Niño, tal vez el centro de peregrinación más importante de la ciudad se había visto de esta manera. Este fue el panorama el viernes de crucifixión, el pasado 10 de abril, al sur de Bogotá.

22

El domingo de ramos la iglesia del 20 de Julio tenía sus puertas cerradas, sin embargo, este feligrés se acercó a su puerta a orar, muy cerca de la advertencia del párroco sobre los peligros del contagio. Un poco de fe con resignación.

23

Ni siquiera las limitaciones físicas son obstáculo en este tiempo. Este creyente tocó la puerta de la iglesia del 20 de julio el 5 de abril.

24

Ayúdate que yo te ayudaré. La fe con precaución también ha sido la característica. Se implora la ayuda divina pero se toman las precauciones necesarias como el uso del tapabocas.

Aseo social

25

Corabastos, la principal central de abastecimiento de la capital del país, ha sido objeto de sendas jornadas de desinfección, como esta, registrada el 10 de abril.

26

Las autoridades también han provisto jornadas para desinfectar los puentes peatonales.

27

Día y noche han trabajado los héroes anónimos en limpiar y desinfectar los sitios públicos, como esta aseadora en una de las estaciones de Transmilenio cumplieron con este protocolo el 1 de abril.

28

Arcoiris de limpieza. Los chorros de agua de las tanquetas de la Policía, generalmente utilizadas para dispersar manifestantes, están siendo usadas para desinfectar la principal plaza de abastecimiento de Bogotá.

29

Imagen reflejada en el agua de dos paramédicos, que junto a enfermeros y conductores de ambulancias salieron a protestar por falta de insumos de protección para el personal médico y también para llamar la atención de los habitantes de Bogotá para que se quedaran en casa.

Créditos

Fotógrafo:

Inaldo Pérez (Sistema Integrado Digital)

Textos:

Catalina González Navarro
Leonardo Rodríguez Moreno

Diseño:

Juan Miguel Valbuena

Comparta esta historia
Contenido relacionado

O regrese a la portada de RCN Radio →

Todo lo que debe saber del coronavirus en Colombia

Especiales - 24 Mar 2020

Coronavirus: mitos y verdades

Salud - 06 Abr 2020

Cuándo regresan a clases presenciales los niños y jóvenes

Educación - 20 Abr 2020

¿Por qué llegan recibos públicos más costosos en cuarentena?

Especiales - 20 Abr 2020