Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

A 17 sube número de muertos en atentado suicida en Rusia

Al menos <b>17 personas murieron</b> cuando una mujer kamikaze hizo estallar una bomba en una estación de trenes de la sureña ciudad de Volgogrado, cercana a la región del Cáucaso ruso, a pocas semanas de que empiecen los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi.

"Un artefacto explosivo estalló cerca de la entrada de la estación de tren de Volgogrado. Según las primeras informaciones, una mujer kamikaze lo activó", indicó la comisión de investigación rusa en un comunicado.

La explosión tuvo lugar cerca de los detectores de metales ubicados a la entrada de la principal estación de trenes de la ciudad, atestada de viajeros, precisó el comunicado.

"Se ha abierto una investigación por atentado terrorista", indicó la comisión de investigación, quien señaló que la potencia del artefacto explosivo equivalía a 10 kilogramos de TNT.

"Fue una explosión muy potente", declaró Valentina Petrichenko, vendedora en una tienda de la estación, a la cadena rusa de televisión Vesti 24.

"Varias personas comenzaron a correr, pero fueron alcanzadas por la explosión. Fue escalofriante", añadió.

"La explosión dejó 17 muertos, entre ellos un policía, y más de 30 heridos, entre los cuales hay un niño de nueve años, fueron hospitalizados", indicó el comité de investigación.

En total, unas 45 personas resultaron heridas en el atentado, indicaron fuentes médicas y policiales.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó "tomar todas las medidas necesarias (...) para encontrar y trasladar ante la justicia a los responsables" del atentado, declaró su portavoz, Dmitri Peskov, a la agencia de noticias Interfax.

El ministro del Interior anunció por su parte el refuerzo de las medidas de seguridad en todas las estaciones y principales aeropuertos del país.

Las autoridades regionales anunciaron la puesta en marcha de un nivel elevado de alerta antiterrorista en la región de Volgogrado para los próximos 15 días.

La OTAN, la ONU y la Unión Europea condenaron este ataque que "no puede tener ninguna justificación", según el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, expresó sus "sinceras condolencias" a los familiares de las víctimas de este ataque "abominable".

El Consejo de Seguridad de la ONU indicó en un comunicado que el terrorismo en todas sus formas "constituye una de las amenazas más graves para la paz y la seguridad internacionales" y que "cualquier acto de terrorismo es criminal e injustificable".