Al menos 20 personas muertas y unos mil detenidos es el saldo parcial que dejan las protestas antigubernamentales en Irán, República en donde las manifestaciones contra la corrupción iniciaron desde el jueves 28 de diciembre. (EE.UU. busca reunión en el Consejo de Seguridad de la ONU por protestas en Irán)

Tan solo en Teherán unos 450 manifestantes han sido detenidos, según el vicegobernador provincial, Ali Asgar Naserbajt.

Por su parte, el vicefiscal de la ciudad de Mashad (noreste del país), Hasan Heidarí, indicó que en esa localidad se han practicado 138 arrestos, mientras que el comandante de los Guardianes de la Revolución de la provincia suroriental de Kerman, Golam Alí Abuhamze, detalló que en la población del mismo nombre hay más de 80 detenidos.

También en Hamedan (oeste) los arrestados superan los 150, según su gobernador, Alí Toalí.

Asimismo, se han llevado a cabo unas 100 detenciones en la ciudad de Arak, en la provincia occidental de Markazi, puntualizó su gobernador, Alí Aqazade.

El vicegobernador de la provincia de Azerbaiyán Occidental, Alireza Radfar, comunicó el arresto de diez personas en la ciudad de Orumie, al tiempo que el comandante de la policía de Azad Shahr, Mohamadreza Aslaní, confirmó cuatro detenciones en esa localidad septentrional iraní.

Las autoridades de Irán amenazaron hoy con acusar a los manifestantes de delitos graves y sentenciaron que algunos de ellos serán castigados con la pena de muerte.

"Cada día que pase y las personas sean detenidas aumentará su crimen y castigo y nosotros ya no los consideramos manifestantes por sus derechos, sino que quieren perjudicar al régimen", dijo el presidente del Tribunal Revolucionario de Teherán, Musa Ghazanfarabadí, según la agencia iraní de noticias Tasnim.

Los detenidos serán declarados culpables de diferentes delitos, entre ellos "atentar contra la seguridad nacional" y la "enemistad con Dios" (moharebeh), ambos penados con la condena a muerte, aclaró Ghazanfarabadí.

Por: EFE