Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Advierten preocupación en Honduras por documentos robados durante polémica fiesta en sede diplomática

El periodista Robert Marín afirmó en RCN La Radio que el Gobierno de Honduras está preocupado por los celulares y los documentos robados, junto con algunos computadores, en la embajada de ese país en la capital colombiana, durante una polémica fiesta con prostitutas el pasado 20 de diciembre.

"Eso realmente preocupa al pueblo hondureño... Honduras y Colombia han mantenido buenas relaciones diplomáticas y ha habido colaboración en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico", afirmó Marín.

"Lo que preocupa es que documentos que son confidenciales y que sólo interesan a ambos Estados estén en manos de desconocidos", señaló.

El diario hondureño El Heraldo, en el cual labora el periodista Robert Marín, denunció el pasado viernes lo sucedido dentro de la embajada en Bogotá.

El hondureño Jorge Mendoza, conductor personal del ahora ex embajador Rodríguez, organizó una fiesta improvisada en la embajada de Honduras en el norte de Bogotá, durante la cual dos prostitutas "le hurtaron dos computadoras portátiles", señaló la publicación.

La Policía de Colombia confirmó que en la embajada de Honduras en Bogotá hubo una fiesta a la que asistieron al menos dos prostitutas, quienes son buscadas por las fuerzas de seguridad, porque al parecer habrían robado dos computadores de la sede diplomática.

Material sensible y confidencial

El periodista Robert Marín, uno de los autores del artículo en El Heraldo de Honduras sobre el escándalo en la embajada de ese país en Bogotá, señaló que en la noche del 20 de diciembre cuando se registró el bochornoso hecho, fuera de los teléfonos celulares y computadores, también desapareció material sensible y confidencial de la sede diplomática.

"Se robaron varios teléfonos móviles, y también papelería. Eso preocupa a todos porque Honduras y Colombia han mantenido muy buenas relaciones diplomáticas... Preocupa que documentos que son confidenciales y que sólo interesan a ambos Estados estén en manos de personas desconocidas", enfatizó Marín.

El periodista indicó que en la reunión hubo licor y prostitutas, fiesta que fue organizada por Jorge Mendoza, y aclaró que él no es un funcionario del Gobierno de Honduras.

"El era un empleado que contrató el embajador Carlos Humberto Rodríguez. Algunos dicen que era guardaespaldas, o incluso era su chofer y hombre de confianza", señaló.

Además, aseguró que Mendoza continúa en la capital colombiana, y que no han logrado establecer contacto para conocer su punto de vista de los hechos que hoy perjudican la imagen internacional de Honduras.

Mientras avanza la investigación, el embajador de Honduras en Colombia, Carlos Humberto Rodríguez, renunció a su cargo tras el escándalo, decisión que fue aceptada por La Cancillería de su país.

El periodista Robert Marín precisó que el embajador nunca estuvo presente en la fiesta. "El responsable de este penoso hecho fue el empleado del embajador, y pues al otro día el jefe de la delegación diplomática se enteró por el robo", subrayó.