Un tren de pasajeros que cubría la línea Atenas-Salónica descarriló hoy en la localidad de Ádendro, en el norte de Grecia, y dejó al menos cuatro muertos y cinco heridos, uno de ellos grave, informó la empresa nacional de ferrocarriles (TRAINOSE) en un comunicado. Este herido grave sería el conductor, que se encuentra intubado en el hospital, por lo que su pronóstico es incierto y su vida corre peligro. Los equipos de emergencia continúan en la zona tras terminar la operación de rescate para asegurarse de que no queda nadie en el tren, mientras que los heridos han sido trasladados a centros hospitalarios de la ciudad de Salónica y alrededores. Dichos equipos de emergencia consiguieron sacar a siete personas con vida de entre los restos del tren. Tras salir de Atenas cinco horas antes y alrededor de las 21.40 hora local (19.40 GMT) los cinco vagones el tren y la locomotora se salieron de las vías a apenas 200 metros de la estación de tren de la pequeña localidad, situada a unos 30 kilómetros de Salónica. La locomotora terminó empotrada en una casa cercana, que está habitada y cuyo dueño no ha podido ser aún localizado. TRAINOSE afirmó que no se conocen aún las circunstancias de este descarrilamiento. El ministro de Infraestructuras, Jristos Spirtzis, se está desplazando a la zona para coordinar las labores de los equipos de emergencia. Tomado de EFE