Cargando contenido

El Servicio Geológico de Estados Unidos bajó la magnitud del temblor a 6.1, después de haberlo situado inicialmente en 6.3.

Terremoto en Filipinas
AFP

Al menos cinco personas murieron en el derrumbe de dos edificios provocado por el terremoto de magnitud 6,1 que sacudió este lunes el norte de Filipinas.

Tres cuerpos fueron hallados en un edificio de cuatro pisos que se vino abajo en la ciudad de Porac, en la provincia de Pampanga, al norte de Manila. Otros dos, el de una anciana y su nieto menor de edad, fueron descubiertos entre los escombros de otro edificio en la cercana ciudad de Lubao, precisó la gobernadora provincial, Lilia Pineda.

Lea también: Detrás de atacantes en Sri Lanka habría organizaciones terroristas internacionales

"Creemos que hay gente todavía atrapada en el edificio de cuatro pisos", agregó Pineda y precisó que 20 personas fueron rescatadas y trasladadas al hospital.

Por su parte, en Porac colapsó un mercado, donde se cree que hay al menos 40 personas atrapadas, por lo que el recuento de víctimas puede aumentar en las próximas horas.

El terremoto causó daños graves también en el segundo aeropuerto de la capital, Clark Airport, que está en el lugar de una antigua base militar estadounidense situada una hora al norte de Manila. Los daños todavía estaban evaluándose y por lo pronto, estará cerrado durante las próximas 24 horas.

El Servicio Geológico de Estados Unidos, que registra la actividad sísmica en todo el mundo, rebajó la magnitud del temblor a 6,1, después de haberlo situado inicialmente en 6,3.

De interés: Diez días antes de los ataques de Sri Lanka había una advertencia de seguridad

El epicentro del sismo se ubicó en la ciudad de Castillejos, unos 100 kilómetros al noroeste de Manila, según geólogos locales. Hasta el momento se han registrado 52 réplicas del temblor del centenar que se prevén.

En diferentes puntos de las provincias de Zambales, Pampanga, Bulacan y Bataan -en el centro de Luzón- el temblor se sintió con intensidad 5; así como en la ciudad de Quezón, en el área metropolitana de Manila.

Se sintió con intensidad cuatro en el resto de la capital, donde los centros comerciales y rascacielos de oficinas y viviendas fueron evacuados como medida de precaución.

Fuente

EFE Y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido