Cargando contenido

La vacuna será obligatoria en todas las escuelas.

Aumento en el mundo
La mortalidad por sarampión en todo el mundo disminuyó en un 84 % entre 2000 y 2017
Imagen de uso libre

El Consejo de ministros alemán aprobó este miércoles multas de hasta 2.500 euros para los padres que no vacunen de sarampión a sus hijos en edad escolar.

La decisión, que entra en vigor en marzo del 2020, si el Bundestag (cámara baja) la ratifica, obliga también a vacunar a los menores en centros de refugiados y contempla incluso la exclusión de menores no vacunados del derecho a asistir a la guardería.

Esto significa además que la vacunación contra el sarampión será obligatoria para los escolares y docentes en este país, según el gabinete de la canciller Angela Merkel.

Lea además: Declaran emergencia internacional por brote de ébola

"Queremos dentro de lo posible evitar que todos los niños se contagien de sarampión ya que es altamente contagioso y puede tener una evolución muy mala, a veces fatal", argumentó el ministro de Salud, Jens Spahn, que aspira una cobertura de al menos el 95%.

La asociación de pediatría de Alemania exigió durante mucho tiempo la vacunación infantil obligatoria contra el sarampión y otras enfermedades.

Según cifras oficiales, el año pasado se registraron en Alemania un total de 543 casos de sarampión y en lo que va del año suman ya más de 400. En el mundo, el año pasado se reportaron 350.000 casos de sarampión, más del doble que en 2017.

Y los casos en el mundo se multiplicaron por cuatro en el primer trimestre de 2019, en relación al mismo periodo del año pasado, según la OMS.

Le puede interesar: Mercosur advierte sobre deterioro de condiciones de vida por crisis venezolana

La Organización Mundial de la Salud advirtió del estancamiento de los esfuerzos mundiales para incrementar la cobertura de inmunización contra enfermedades mortales.

La decisión del Consejo de Ministros llega en un momento en el que en Alemania y en gran parte de Europa, distintos grupos cuestionan la importancia de las vacunas. 

El resurgimiento de enfermedades en algunos países se ha atribuido al llamado movimiento "anti-vacunas", que se ampara en una publicación de 1998 que vincula el autismo con las vacunas del sarampión. Una afirmación desmentida numerosas veces por la OMS.

Fuente

EFE Y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido