Cargando contenido

El alerta de tsunami fue cancelado al amanecer en todo el el país, indicó el ministro chileno del Interior Rodrigo Peñalillo.

En Iquique, la ciudad más cercana al epicentro del sismo, y en la aledaña Alto Hospicio fallecieron cuatro hombres y dos mujeres, según el ministro.

En el sur de Perú se reportaron nueve heridos leves y algunas viviendas dañadas.

Más de 900.000 personas habían evacuado las costas de Chile, de unos 4.329 kilómetros de extensión.

"El terremoto fue bastante violento, lo más complejo fue pasar la noche, afortunadamente las familias estaban reunidas y eso favoreció una evacuación bastante eficiente", dijo Cristián Martínez al canal 13, mientras se dirigía a un colegio de Iquique del cual es director, para constatar los daños.

En Iquique, se veían este miércoles techos caídos, ventanales quebrados, y estantes y mercancías en el suelo en los centros comerciales y otras construcciones, según imágenes de la televisión chilena.

El sismo causó daños en la torre de control del aeropuerto de Iquique, y los vuelos a las tres capitales del norte, Antofagasta, Iquique y Arica, fueron cancelados. También hubo derrumbes en la carretera que conecta Iquique con el resto del país, y cortes de luz en Arica.

Sin embargo, los servicios básicos de comunicación y agua potable no sufrieron daños.

En el puerto de la ciudad hubo cerca de 80 embarcaciones dañadas, hundidas y otras arrastradas por el mar hacia tierra, indicaron pescadores.

"Con esta catástrofe no podemos hacer nada, quedamos cesantes y esperamos la ayuda para recuperar nuestras embarcaciones", dijo Eddy Varas, uno de los pescadores.

El mar ingresó unos 200 metros, según el informe de la Gobernación Marítima de Iquique, e inundó un paseo turístico además de una avenida por donde el agua se estancó unos 50 centímetros.

En Arica, hubo daños en casas de adobe y también en tiendas, mientras que en el puerto no se registraron grandes consecuencias.

La presidenta Michelle Bachelet, quien decretó zona de catástrofe para Arica e Iquique, viajó a primera hora de la mañana a esas ciudades para evidenciar en terreno los daños y encabezar las tareas de ayuda.

"Vamos a trabajar con los comités de emergencia para ver las necesidades", dijo Bachelet antes de subir al avión que la llevó al norte del país junto a ministros.

El sismo ocurrió a las 08:46 de la noche del martes y duró dos minutos, estremeciendo las regiones chilenas de Arica, Iquique y Antofagasta, unos 1.800 km al norte de Santiago.

El epicentro del terremoto se ubicó en el mar, a unos 89 km al suroeste de Cuya, en Iquique, con una profundidad de 38,9 km, según el Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile.

"Zona de catástrofe"

El pánico se sintió inmediatamente. "Se reventaron las luces en las calles, la gente salió corriendo aterrada. Después del terremoto hubo varias réplicas", dijo Verónica Castillo, habitante de la ciudad de Arica.

Alertas de tsunami fueron emitidas también la noche del martes en Perú, Ecuador y Honduras.

La minera estatal chilena Codelco, la mayor productora mundial de cobre, evacuó una parte de sus instalaciones costeras, aunque aparentemente ninguna sufrió daños.

Bachelet tomó inmediatamente esta vez la decisión de enviar a las Fuerzas Armadas a la zona afectada para hacerse cargo del orden y la seguridad, y evitar así posibles saqueos, como ocurrió tras el terremoto del 2010.

Ese año, Chile sufrió un sismo de 8,8 grados de magnitud y un tsunami en el centro-sur del país, con saldo de más de 500 muertos, daños en infraestructura por unos 30.000 millones de dólares y escenas de caos con días de saqueos.

En esa ocasión, el gobierno de Bachelet, durante su primer mandato, descartó una alerta de tsunami por informes técnicos erróneos, tras lo cual, muchas personas regresaron a zonas bajas y fallecieron arrastradas por las olas.

Hasta ahora se han registrado 17 réplicas menores y las autoridades advirtieron sobre otras "por varios días".

El terremoto "no ha liberado totalmente la energía (acumulada), quedan algunas zonas por activarse. Tenemos que estudiar bien la zona de ruptura", dijo Sergio Barrientos, Director Servicio Sismológico de la Universidad de Chile.

Chile es uno de los países más sísmicos del mundo, y hace años que los sismólogos advertían sobre un eventual sismo en la zona norte del país, debido a la acumulación de energía durante mucho tiempo que no se había liberado.

En las últimas semanas se había registrado una inusual seguidilla de fuertes sismos en la misma zona, que preocupó a los sismólogos.



Unas 350 reclusas de la cárcel de mujeres de Iquique se fugaron durante el sismo y según la policía, sólo algunas decenas habían sido detenidas o regresaron voluntariamente al penal durante la noche.

Las autoridades locales esperaban la luz del día para evaluar los daños ocasionados por el sismo y el posterior tsunami que se abatió sobre la costa, con olas de dos metros o más en algunas localidades.

Más de una treintena de vuelos desde y hacia las ciudades de Arica, Iquique y Antofagasta fueron cancelados por las autoridades aeronáuticas, que señalaron que la situación se evalúa de forma permanente, para reanudar la actividad lo antes posible.

Ecuador y Perú emitieron alerta de tsunami

Ecuador y Perú también emitieron alertas de tsunami tras el sismo, que se produjo a las 8 de la noche con 46 minutos, a unos 89 km al suroeste de Cuya, en Iquique, con una profundidad de 46.4 kilómetros, según el Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile.

El Servicio Sismológico y Geológico de Estados Unidos calificó el terremoto de 8 grados de magnitud, a una profundidad de 10 kilómetros.

"El Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (Shoa) establece la evacuación de todo el borde costero de Chile", dijo el director de la Onemi, Ricardo Toro.

El Pacific Tsunami Warning Center con base en Hawai emitió también una alerta de tsunami.

El sismo se sintió en las regiones de Arica, Iquique y Antofagasta, unos 1.800 km al norte de Santiago, tras el cual empezaron a sonar las alarmas de evacuación por tsunami en las capitales de las regiones del norte.

"Todos los comités de emergencia se encuentran operativos y la evacuación en todo el borde costero es preventivo pero nadie puede regresar a sus hogares hasta que no reciba una orden de la autoridad", declaró el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy.

Respecto de la alerta de tsunami, Aleuy indicó que el mayor recogimiento del mar ha sucedido en la ciudad de Iquique, a 1.857 kilómetros al norte de Santiago, donde este ha alcanzado unos 2,5 metros.

"En otras zonas costeras del norte se ha informado de 1,5 metros de recogimiento del mar", precisó.

Informó también que la torre de control del aeropuerto internacional de Iquique se encuentra momentáneamente fuera de servicio y que la ciudad se encuentra a oscuras sin suministro eléctrico.

En tanto, las emisoras locales informaron que los buques de la Armada están abandonando el puerto de Valparaíso hacía mar abierto para sortear un eventual tsunami.

Al menos 20 réplicas se han registrado tras el terremoto.

Según la página del Centro Nacional Sismológico de la Universidad de Chile, la mayoría de las réplicas ha tenido magnitudes arriba de cinco grados lo que mantiene en suspenso a las miles de personas que habitan las ciudades de Iquique, Antofagasta, Arica, Calama y muchas otras.

En Perú, medios locales informaron que la Marina remarcó que la alerta se lanza para que se activen los sistemas de seguridad y se tomen las medidas de emergencia, por lo que se pidió mantener la calma en las poblaciones costeras, principalmente en el sur del país.

Por su parte, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, emitió también una alerta de tsunami en sus costas del Pacífico.

"Alerta roja en las costas ecuatorianas" y "Se declara ALERTA ROJA DE TSUNAMI en costas ecuatorianas", escribió en su cuenta de Twitter la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR).

Sin embargo, el Instituto Oceanográfico de la Armada (marina, Inocar) "cambia alerta de roja a amarilla. De todas formas a estar atentos en el perfil costanero", escribió Correa en su cuenta de Twitter.

Por su parte, la Secretaría Nacional de Gestión Riesgos confirmó en la misma red social la desactivación de la alerta roja que fue emitida poco después del fuerte sismo en territorio chileno.

No obstante, recomendó a las embarcaciones replegarse para "evitar posibles daños".

En Colombia, de acuerdo con un reporte entregado por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, se descartó una alerta de tsunami para la Costa Pacífica.

La unidad indicó que el Observatorio Sismológico del Sur Occidente (OSSO) evaluó las características del evento en cuanto a potencial de generación de tsunami, y concluyó que no existe ningún tipo de peligro para la costa de Colombia.

Chile es uno de los países más sísmicos del mundo, y hace años que los sismólogos advertían sobre la posible ocurrencia de un gran sismo en la zona norte del país, debido a la acumulación de energía durante mucho tiempo que no se había liberado.

Chile sufrió en 2010 sufrió un terremoto y un tsunami en el centro-sur del país que dejó un saldo de más de 500 muertos y daños en infraestructura por unos 30.000 millones de dólares.

"La gente salió corriendo aterrada"

El sismo se sintió en las regiones de Arica, Iquique y Antofagasta, unos 1.800 km al norte de Santiago, tras el cual empezaron a sonar las alarmas de evacuación por tsunami en las capitales de las regiones del norte.

"Se reventaron las luces en las calles, la gente salió corriendo aterrada. Después del terremoto hubo varias réplicas", dijo Verónica Castillo, habitante de la ciudad de Arica, quien se encontraba junto a su familia durante el sismo.

Las prisas por evacuar a zonas más elevadas y seguras provocaron embotellamientos de vehículos, pero el proceso de evacuación de concretó sin problemas.

No se registran cortes en la comunicación telefónica ni en los servicios de agua potable, pero sí cortes de luz en algunas de las áreas afectadas.

"En el proceso de evacuación la mayoría de la gente lo hizo a pie. El 95% de la población de Arica ya evacuó", dijo a radio Cooperativa la secretaria ministerial de Arica, Carolina Videla, quien por el momento aseguró que no existen reportes de daños.

Según Toro, las primeras olas del tsunami provocado por el sismo ya llegaron a Pisagua, en el norte, y en las próximas cinco horas, se prevé que lleguen hasta punta Arenas, en el extremo sur del país.

En Iquique, el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, informó que se registró un recogimiento del mar de 2,5 metros, el paso previo para la llegada de las olas.

Según un funcionario estadounidense, el sismo generó olas de 2,11 metros.