Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Alerta en México por robo de un camión con material radiactivo

Un camión con una carga de material radiactivo disparó las alertas en México, después de que fue robado en una estación de gasolina cerca de la capital del país, el pasado lunes.

México informó al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) que, al momento de su desaparición, el vehículo transportaba "una peligrosa fuente radiactiva" utilizada para el tratamiento contra el cáncer.

El material en cuestión es cobalto-60 y se encontraba dentro de una máquina de radioterapia en desuso, que viajaba desde Tijuana hacia las inmediaciones de Ciudad de México, con destino a un depósito de desechos peligrosos.

Al conocerse el hurto, las autoridades federales y estatales iniciaron una campaña de búsqueda del vehículo desaparecido y su carga, al tiempo que lanzaron un comunicado de alerta al público sobre los potenciales peligros del material radiactivo.

Según reportaron medios locales, el camión Volkswagen Worker de 2,5 toneladas fue robado en una gasolinera de Tepojaco, en el estado de Hidalgo.

En él se trasladaba equipamiento médico de radioterapia en desuso, que se había retirado de un hospital y debía llegar a un depósito de residuos radiactivos.

El conductor del vehículo aseguró que en plena noche fue amenazado por dos sujetos armados, que lo hicieron descender del camión y lo dejaron maniatado en un lote baldío.

Su acompañante, en tanto, pidió auxilio a la policía desde la estación de gasolina donde ocurrió el atraco.

La Comisión de Seguridad Nuclear mexicana informó a la OIEA del incidente, tal como indican los protocolos internacionales, y señaló que al momento del robo el cobalto-60 estaba "adecuadamente blindado" y no representa riesgo en tanto no se fracture o altere el cabezal del equipo que lo contiene.

Pero el organismo especializado, que depende de la Secretaría de Energía, advirtió que podría ser "extremadamente peligroso" para una persona remover los sellos de seguridad o manipular el material, así como dañar la maquinaria médica.

"Se exhorta a quienes tengan en su poder o encuentren el equipo a no abrirlo ni dañarlo, dado que, en dichos casos, se pueden producir severas afectaciones a la salud", insistió la Secretaría de Energía en un comunicado publicado en su página de internet.

La OIEA, en tanto, ofreció ayuda a México, en su rol de organismo internacional dedicado a la cooperación en temas nucleares que debe asistir a sus estados miembro.