Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

agenciaefe
Keiko Fujimori puntea en las elecciones en Perú
Keiko Fujimori puntea en las elecciones en Perú con la mínima diferencia.
AFP

Un grupo de políticos derechistas peruanos aliados de Keiko Fujimori solicitó este sábado una reunión "urgente" con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para presentarle las "irregularidades" que a su juicio han existido en las elecciones del pasado 6 de junio.

En una nota firmada entre otros por Jorge del Castillo (ex primer ministro), Lourdes Flores, (asesora legal de Fujimori), o Adriana Tudela (congresista electa e hija de Francisco Tudela, vicepresidente de Alberto Fujimori), el grupo pide "una reunión informativa" para mostrar "los últimos hallazgos" sobre la supuesta comisión de un "fraude" en las elecciones peruanas.

Lea también: Murió exmilitar uruguayo José Gavazzo, condenado por crímenes en dictadura

Ningún organismo observador electoral internacional, entre ellos el de la propia OEA, ha encontrado rastros de "fraude" en las elecciones cuyo recuento terminó hace más de una semana con la victoria del candidato izquierdista Pedro Castillo por más de 40.000 votos.

Más aún, la OEA aseguró este mismo jueves que ha "constatado" que las impugnaciones de actas del balotaje que impulsa el fujimorismo para anular unos 200.000 votos en áreas rurales y campesinas que abrumadoramente apoyaron a Castillo, se están haciendo con "apego a la ley y a los reglamentos vigentes".

NO PARA ELLOS

Pese a este claro mensaje que emitió la OEA, los firmantes de la nota, donde también está el exalmirante Jorge Montoya, quien pidió ya públicamente no reconocer el resultado de la votación, quieren mostrar a Almagro los "análisis estadísticos robustos" que según ellos reflejarían la "alta probabilidad" de que hasta 6.400 actas electorales hayan sido manipuladas para favorecer a Castillo.

A juicio de este grupo, las autoridades electorales peruanas como el Jurado Nacional Electoral (JNE) o la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) no tienen ni "disposición" ni "objetividad" a la hora de analizar los pedidos fujimoristas.

Ambas instituciones han sido alabadas por su labor estricta y apegada a la ley durante esta contienda electoral por el Departamento de Estado de los EE.UU, la UE, Canadá, el Reino Unido, y varios otros países e instituciones internacionales.

AUDITORÍA

Este grupo de políticos ya sostuvo el pasado jueves en una rueda de prensa en la que pidió a la OEA hacer una auditoría de las elecciones y presionó al presidente Francisco Sagasti para que solicite este análisis.

La Misión de Observación Electoral (MOE) de la OEA, que encabeza el excanciller de Paraguay Rubén Ramírez, continúa dando seguimiento ininterrumpido a la crisis electoral peruana desde que llegó al país antes de la jornada electoral.

Precisamente, Ramírez expresó hoy su repudio a la agresión que sufrió esta jornada Piero Corvetto, jefe de la ONPE, figura que lleva siendo atacada desde hace semanas por el fujimorismo y quien fue insultado y golpeado en un club social de Lima.

La OEA aseguró también el pasado jueves que su misión en Perú "continuará observando el desarrollo del proceso electoral hasta la proclamación de los resultados por parte del JNE". 

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.