El titular de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pidió que la Asamblea General del organismo, que comienza este lunes en la capital dominicana, dé respuesta a la crisis financiera de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). "Se ha abierto un párrafo al respecto en la declaración (de Santo Domingo que aprobará la Asamblea), para estructurar un sistema de contribuciones al Sistema Interamericano y que este no deba depender de aportaciones voluntarias ni donaciones para el ejercicio de sus funciones, y que contribuya además a la independencia en sus funciones", anunció hoy Almagro en la rueda de prensa previa a la Asamblea General de la OEA. El excanciller uruguayo (2010-2015) propuso así a la Asamblea, el máximo órgano del ente, que adopte la propuesta que hizo el pasado 25 de mayo en el Consejo Permanente, que reúne a los 34 embajadores ante la OEA en Washington, para establecer un fondo directo de los Estados miembros a la CIDH. "Además de la contribución de la OEA al Sistema Interamericano (el 6% del presupuesto, 4,8 millones de dólares), habría contribuciones de los países sistematizadas de acuerdo a la escala de cuotas de la organización y que vayan directamente de los países" al la CIDH y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), explicó Almagro. "Nuestros países del Sistema Americano abonan contribuciones más altas a la Corte Penal Internacional (CPI, con sede en La Haya, Países Bajos), donde no tienen prácticamente ningún caso, que las que pagan a la OEA, y no hay contribuciones al Sistema Interamericano de Derechos Humanos, que tiene que atender miles de casos" del continente, argumentó. "Tenemos que resolver esa inconsistencia que tenemos desde el punto de vista financiero y canalizar los aportes a donde son necesarios", agregó. La CIDH, el órgano autónomo de derechos humanos de la OEA, vive la peor crisis financiera de su historia y tendrá que despedir al 40 % de su personal (30 personas) en julio y suspender labores clave si no recibe antes del 15 de junio -último día de la Asamblea- los dos millones de dólares que le faltan este año para cumplir mínimamente con sus funciones. "El tema de Venezuela será un tema principal en los diálogos políticos, pero también el tema de la crisis de la CIDH ha tomado relevancia continental, ha generado un debate público en todo el continente de enorme resonancia, hemos recibido miles de expresiones de apoyo", dijo ayer a Efe el secretario ejecutivo de la Comisión, Emilio Álvarez Icaza. Icaza, parte de su equipo y el presidente de la CIDH, James Cavallaro, tienen previsto mantener reuniones privadas bilaterales con varios Estados miembros hoy domingo y el miércoles para abordar esta crisis. Cavallaro presentará el informe anual de la CIDH en la sesión plenaria del miércoles y pedirá a los Estados que se comprometan a asegurarle una financiación estable, ya que ahora la Comisión solo recibe el 6 % (4,8 millones de dólares) del presupuesto general de la OEA y otros 5 millones que dependen de donaciones voluntarias y, por tanto, inciertas. "Panamá, Chile, Uruguay, Argentina, Costa Rica, Colombia, Canadá y Estados Unidos nos han expresado su respaldo y la voluntad de revisar la cantidad que nos aportan (de fondos voluntarios), pero por el momento solo tenemos confirmados 122.000 dólares de Chile -100.000 de los cuales se usaron para el recién celebrado periodo de sesiones en Santiago de Chile- y 1.800 dólares de Antigua y Barbuda (el 10 % de lo que aporta a la OEA)", explicó Icaza. Por: EFE