Cargando contenido

Zeid Ra'ad Al Hussein. / Foto: AFP



El alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, confirmó hoy al personal del organismo que dirige que dejará el puesto una vez acabe su mandato y que no buscará la reelección dado que ello implicaría tener que hacer concesiones políticas a las que no está dispuesto.

Según explicaron  fuentes cercanas a la institución, el alto comisionado no hizo hoy más que confirmar por escrito algo que él mismo había adelantado a la prensa recientemente.

"Después de haberlo pensado, he decidido no presentarme a un segundo mandato de cuatro años. Hacerlo, en el contexto geopolítico actual, implicaría doblegar mi rodilla y suplicar; silenciar una declaración de defensa; reducir la independencia y la integridad de mi voz, que es vuestra voz", dice la carta.

Las mismas fuentes explicaron que el alto comisionado no quiere "tener que dejar de lado sus principios en aras a obtener un cargo".

"No quiere ser político, y para ser reelegido debería serlo. Quiere mantener su independencia hasta el final", sostuvieron las fuentes.

Zeid ha denunciado abiertamente violaciones de derechos humanos en todos los rincones del mundo, y ha estado especialmente atento en criticar el discurso del odio, la xenofobia y la discriminación, algo que le hizo criticar en varias ocasiones las decisiones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El mandato del diplomático jordano, que ostenta el título de príncipe en su país, acaba a finales de agosto de 2018, tras cuatro años en el cargo.

La decisión de Zeid no es excepcional ya que todos sus predecesores, a excepción de la sudafricana Navi Pillay, sólo estuvieron un mandato al frente de ese organismo de la ONU.

El alto comisionado trabajó para la ONU en la guerra de los Balcanes y fue embajador de su país en la sede de la institución en Nueva York.

 

Por: EFE