Cargando contenido

Colombia ha mejorado en la reducción del hambre, pero debe estar alerta por aumento de obesidad.

Obesidad
Aumenta la malnutrición en América Latina y El Caribe, problema que incluye el hambre y la obesidad.
AFP

RCN Radio habló con Ricardo Rapallo, oficial de seguridad alimentaria y nutricional de FAO para América Latina y el Caribe sobre el informe "Panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe 2019", que fue presentado en Santiago de Chile y que alerta con preocupación el aumento del hambre y de la obesidad en la región.

Respecto a la obesidad, destacó como novedad de este informe el hecho de que "no es una cuestión de personas adineradas, también de los pobres, donde la gente también sufre de desnutrición (...) y se está dando en todos los grupos de edad”.

Pero destacó las cifras de Colombia. El oficial Rampallo dijo que “afortunadamente es el país de América Latina y el Caribe que ha hecho mejores progresos en la reducción del hambre, reduciendo 1.2 millones de personas que sufren de subalimentación”.

Audio

[AUDIO] FAO alerta por hambre y obesidad en América Latina

0:27 5:25

Aclaró que si se suman todas las personas que sufren las distintas expresiones de malnutrición (desnutrición y obesidad) en la región, estaríamos “por encima de los 136 millones de personas; es un problema moral, de salud pública, y de desarrollo y de oportunidades económicas de un país”.

Lea aquí: Colombia redujo el hambre en lo últimos años, pero en América Latina va al alza

De hecho, sobre Colombia aseguró que más del 20 % de su población tiene sobrepeso u obesidad, hecho que significa “un gasto en tratamientos de enfermedades crónicas no transmisibles muy elevado, y también un déficit en capacidad productiva y cognitiva del país”.   

La preocupación y el reto es grande, señala este experto de la FAO. Sobretodo “en una situación de incertidumbre económica, de decrecimiento económico de algunos países; esas políticas que sirvieron para disminuir el hambre, esas oportunidades económicas, están ahora más complicadas".

"También la región esta viviendo momentos convulsos, situaciones de crisis política, de vulnerabilidad climática, e incluso de violencia; son tres ingredientes que no contribuyen a la disminución del hambre”, añadió.

Rapallo llamó la atención sobre la “costumbre” y creer que la cuestión del hambre o la malnutrición es “normal” y sobre todo, “cuando esto no debe ser en una región como la nuestra que tiene recursos naturales, humanos y económicos para hacer del hambre una cuestión del pasado”.

Recomendaciones de la FAO

Ricardo Rapallo, oficial de seguridad alimentaria y nutricional de FAO para América Latina y el Caribe, destacó algunas políticas que pueden implementarse para hacer frente a este problema de salud pública. 

Uno de ellos, es que “necesitamos no solo producir nuestros propios alimentos, sino también garantizar un precio accesible para toda la población”.

Le puede interesar: Protestas en Chile: última jornada dejó 849 detenidos y 46 civiles heridos

También, “cuidar de los diferentes entornos alimentarios, sobre todo de los niños y las niñas, y que en buena medida la situación nutricional hoy determinará la del futuro”.

Asimismo, “hay oportunidad de desarrollar esas políticas desde las leyes de etiquetado frontal nutricional para tener mejor información para el consumidor”.

Entre varias estrategias, la FAO llama a la responsabilidad del propio sector privado, que “son los que pueden ser parte de la solución y que pueden sumarse al esfuerzo de producir alimentos más saludables”.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido