Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Angela Merkel, canciller alemana
Angela Merkel, canciller de Alemania.
AFP

La canciller de Alemania, Angela Merkel, advirtió este viernes que su gobierno está dispuesto a imponer nuevas restricciones si los brotes de coronavirus que están surgiendo en todo el país no son atajados en 10 días.

"Es notorio que las grandes ciudades, las áreas urbanas, son ahora el lugar donde debemos demostrar si somos capaces de mantener la pandemia bajo control en Alemania, como hemos hecho durante meses, o si perdemos el control", afirmó Merkel, tras una conferencia con alcaldes. 

Los gobiernos europeos tratan de blindarse ante la segunda ola del coronavirus, intentando alcanzar un equilibrio, para que las restricciones de movilidad no lastren todavía más la actividad económica, fuertemente impactada por la pandemia.

Pero ni siquiera Alemania, que hasta ahora se había erigido como un modelo en la gestión de la crisis sanitaria, escapa esta segunda oleada y obligó a la canciller Merkel a lanzar la advertencia. 

Sin embargo, las cifras de Alemania que son unos 310.200 contagios y alrededor de 9.600 fallecidos, siguen siendo muy inferiores a la de otros países europeos con una población similar. 

Aún así, Merkel consideró positiva la introducción de nuevas restricciones en los grandes centros urbanos a partir de los 50 nuevos casos por cada 100.000 habitantes en siete días, como el cierre de locales por la noche, la prohibición de venta de alcohol, las limitaciones de aforo y el uso de mascarillas.

El objetivo de estas medidas, agregó, es que se puedan rastrear el mayor número posible de infecciones, para alertar a todos los contactos y romper las cadenas de contagios, para que el virus no se propague de forma "incontrolada e incontrolable".

La prioridad del Gobierno alemán es poder aplanar la curva de contagios sin tener que adoptar restricciones de la vida pública y la actividad económica como en marzo y abril.

En concreto, la canciller subrayó la importancia para el Ejecutivo de recuperar la actividad económica, asegurar los puestos de trabajo y mantener, "en la medida de lo posible", las guarderías, los colegios y otros centros de estudios abiertos. 

La videoconferencia en la que se dio el anuncio de la canciller y que fue con los alcaldes de las 11 mayores ciudades de Alemania, sigue a la que el Gobierno central mantuvo el miércoles con representantes de los 16 estados federados, y en la que se concretaron nuevas restricciones ante el repunte de los casos de coronavirus.

Alemania informó este viernes que en las últimas 24 horas se han registrado 4.516 nuevos casos de coronavirus, la cifra más alta desde mediados de abril, tras los 4.058 anunciados el jueves. Los datos de los días previos habían oscilado entre los 2.000 y los 2.800 casos.

El total de infecciones desde el inicio de la pandemia sube así a 314.660, con 9.589 víctimas mortales, 11 de las cuales en las últimas 24 horas. La cifra de pacientes recuperados es de 271.800.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.