Foto: AFP





La canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa, catalogó como una victoria de la democracia, la consulta realizada el pasado domingo en el vecino país, en la que un 63% de los ciudadanos votaron en favor de las reformas propuestas por el Ejecutivo, entre ellos frenar una segunda reelección del expresidente Rafael Correa.

Según señaló la canciller Espinosa en RCN Radio, "este resultado es una victoria que hace que redoblemos nuestra responsabilidad de responder adecuadamente al pueblo ecuatoriano".

Sostuvo que cuatro de las siete preguntas que hicieron parte de la consulta se definieron mediante un trámite administrativo, pero las tres restantes, tienen que surtirse por vía de decretos presidenciales y aprobación de la Asamblea Nacional del Ecuador.

(Lea también: Ecuador eliminó la reelección tras celebrar referendo)


Entre las preguntas sobresalen volver a la Constitución del 2008 en la que se aprueba por una vez la reelección del presidente de la República.

También sobresale la muerte política para los corruptos y la revaluación de la minería en zonas urbanas, y una reforma al quinto poder, que se encarga de fiscalizar la actuación administrativa de los funcionarios públicos, entre otras.

La canciller señaló que esta consulta fue fruto de un diálogo con las comunidades de su país, que "propusieron 2.700 preguntas, de las cuáles fueron escogidas 7".

Espinosa aclaró que esta consulta estuvo apegada a la ley y por tanto, las críticas hechas por personas como el expresidente Rafael Correa, de que este mecanismo rompió el orden constitucional, "no tiene lugar".

"Todos tienen derecho a opinar pero cualquier abogado podrá contrarrestar el argumento que se ha roto el orden constitucional", recalcó.

Consulta


Los ecuatorianos también avalaron, por un 63% de los sufragios, reestructurar el órgano creado por el exgobernante para nombrar autoridades de control, lo que en la práctica supone una “descorreización” total del Estado.

“Es un golpe político y electoral para el expresidente Rafael Correa, que no podrá ser candidato en 2021 (…) Termina lesionado, termina afectado, pero de ninguna manera se puede hablar del fin de Rafael Correa como actor político”, explicó a la AFP el politólogo Santiago Casabe.

Los votantes también aprobaron por amplia mayoría derogar la ley aprobada por Correa, un economista de 54 años que entre 2007 y 2017 modernizó un país con fama de ingobernable, para limitar la ganancia inmobiliaria e inhabilitar a los políticos condenados por corrupción.

El exmandatario, que alega “persecución y hostigamiento” en su contra, acusa a Moreno de querer utilizar esta pregunta del referendo para inhabilitarle por la vía judicial, como lo que pasó con el exvicepresidente Jorge Glas, su gran aliado.