Cargando contenido

La inglesa deberá pagar seis años de cárcel.

Janet Kearns
Janet Kearns
Foto Policía de Reino Unido

Una mujer ha sido condenada a seis años de prisión en Reino Unido por atacar con un cuchillo a su pareja sentimental en hechos ocurridos el pasado mayo de 2019. 

Según revelaron las autoridades a los medios locales, una inglesa identificada como Janet Kearns, de 47 años, entabló una relación amorosa con un compañero de trabajo en 2017. El hombre, que no fue identificado, aseguró que tras un año de relación comenzó a notar que Kearns era muy celosa, controladora y hasta agresiva.  

Lea aquí: Repartidor perdió el camello por echarle los perros a una periodista

Durante el juicio, el investigador a cargo del caso contó que: “en una oportunidad en 2018, ella creía que su novio le estaba siendo infiel, y durante una fuerte discusión Janet lo golpeó en la cara, sin embargo, su pareja no denunció la agresión”.  

Desde ese momento la situación entre ellos fue empeorando, pero el hombre tenía la esperanza de que su novia cambiara algún día, y por tal razón no terminó la relación.  

El 3 de mayo una vez más discutieron, y al día siguiente Janet estaba de cumpleaños, pero su pareja que aún se encontraba molesto con ella, solo se limitó a enviarle un mensaje de texto felicitándola. Ella le agradeció tres horas después con otro mensaje, pero en realidad el gesto le disgustó mucho.  

La cumpleañera llegó a la casa de su hombre para reclamarle en persona porque no la había llamado por teléfono, y en medio del altercado, ella intentó agredirlo clavándole una llave de una puerta en el ojo.  

Él se defendió y buscó de inmediato su teléfono para llamar a la policía, pero justo en ese momento la violenta mujer tomó un cuchillo de la cocina y lo apuñaló. El hombre recibió el corte en uno de sus brazos, y tras la pérdida abundante de sangre, se sintió débil, mientras tanto, Janet regresó a la cocina, limpió el cuchillo y lo guardó.  

Le puede interesar: Viejo loco le tosió encima a una reportera de televisión

La víctima logró llamar al 999 pidiendo ayuda. Kearns huyó del lugar.  

Una vez los paramédicos lograron estabilizar al hombre, la policía inició la búsqueda de su agresora, capturándola horas más tarde.

Cuando Kearns fue interrogada ella alegó que su ahora ex la había empujado porque ella quería revisarle el teléfono ya que estaba segura de que él tenía otra relación, y al ver que la situación cada vez se ponía más tensa, tomó el cuchillo para sentirse más segura en caso de que la atacara; y aseguró que lo cortó accidentalmente.  

Esta semana un juez la mandó a prisión. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido