Cargando contenido

En su posesión, Alberto Fernández llamó a la unidad, habló de la deuda con el FMI y del estado en que Mauricio Macri dejó el país.

Alberto Fernández y Mauricio Macri
Toma de posesión de Alberto Fernández en Argentina
AFP

El peronista Alberto Fernández juró este martes el cargo de jefe de Estado de Argentina en una ceremonia en el Congreso de la Nación, en Buenos Aires, ante autoridades del Estado y con presencia de varios mandatarios internacionales.

Lea aquí: Alberto Fernández se posesiona como nuevo presidente de Argentina

En la sesión de la Asamblea Legislativa, Fernández recibió de su antecesor, Mauricio Macri, la banda y el bastón presidencial y juró el cargo ante la titular saliente del Senado, Gabriela Michetti, antes de que la exmandataria Cristina Fernández hiciera lo mismo como nueva vicepresidenta del país.

En medio de cánticos de la marcha peronista y entre "presidente, Alberto presidente", el nuevo mandatario y la nueva vicepresidenta juraron desempeñar sus cargos con "lealtad y patriotismo" y "observar y hacer observar" el cumplimento de la Constitución.

Fernández, que sucede en el cargo a Mauricio Macri, deberá enfrentar un complicado escenario económico marcado por la elevada deuda pública, una frágil moneda nacional, la subida constante de los precios y la escalada del desempleo y los niveles de pobreza.

El presidente llegó al Parlamento poco después de las 11:45 am, hora local, adonde llegó conduciendo su propio carro desde su apartamento del barrio porteño de Puerto Madero.

Ya dentro y tras la firma de libros de honor accedió junto a Cristina al recinto de la Cámara de Diputados, donde ambos juraron ante Michetti.

Discurso de posesión

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, llamó a la unidad para crear "un nuevo contrato social fraterno y solidario", al asegurar que el país atraviesa por una emergencia social que requiere atender primero a los más desfavorecidos.

Fernández, un peronista de centro-izquierda de 60 años, aseveró además en sus palabras ante el Congreso, que se debe "superar el muro de rencor y de odio" que divide políticamente a sus compatriotas.

Se refirió también al crédito que adquirió el ya expresidente Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional. Dijo que Argentina "tiene la voluntad de pagar" su deuda externa, pero carece de "los medios para hacerlo", advirtió al hacer un llamado al FMI para desarrollar una relación "constructiva y cooperativa".

Fernández sostuvo que el gobierno saliente del liberal Macri "ha dejado a la nación en una situación de virtual default", con una deuda de 315.000 millones de dólares, cerca de 100% del Producto Interno Bruto.

Entre otras cosas, el nuevo presidente prometió defender los "derechos soberanos" de Argentina sobre las Islas Malvinas en disputa con Reino Unido, que mantiene el control del territorio, sostuvo, y se dijo convencido de que "el único camino es la diplomacia". "No hay más lugar para el colonialismo en el siglo XXI", agregó.

Jornada de celebración

Los Fernández se retiraron del Congreso y viajaron en carro por la avenida de Mayo, que congrega a miles de personas, con destino a la Casa Rosada.

Allí, en el Salón Blanco, se realizará el saludo a las delegaciones extranjeras y por la tarde el nuevo presidente tomará juramento a los miembros de su Gabinete, en el Museo Casa Rosada.

Además, de forma paralela y durante varias horas, en la Plaza de Mayo -donde se ubica la casa de gobierno- se desplegará un festival popular con actuaciones musicales que contará como colofón con unas palabras de Fernández.

El traspaso presidencial se produjo sin contratiempos, a diferencia de lo que ocurrió en 2015, cuando de cara a la investidura de Macri, Cristina Fernández, entonces presidenta y en medio de fuertes diferencias con su sucesor, optó por no acudir a la ceremonia, por lo que fue el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, el encargado de tomarle juramento al mandatario electo.

Entre los invitados internacionales a la cita se encuentran el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel; el de Paraguay, Mario Abdo Benítez y el de Uruguay, Tabaré Vázquez, que llegó con el mandatario electo Luis Lacalle Pou, a quien cederá el cargo el 1 de marzo próximo.

Le puede interesar: Demócratas acusan formalmente a Trump de abuso de poder y obstrucción

También el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao; la nueva presidenta del Senado español, Pilar Llop, y el ex jefe de Estado ecuatoriano Rafael Correa. Por Colombia asistió el Ministro de Comercio, José Manuel Restrepo.

Fuente

EFE Y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido