En estados como Virginia es común encontrar restaurantes que ofrecen descuentos entre el 10% y 15% a los clientes por mostrar el arma.

Compra de armas en EE.UU.
Si se quiere comprar una pistola el proceso toma 15 minutos en el estado de Virginia y siete días en Maryland.
Foto: Ingimage

Grandes cuestionamientos ha recibido el Gobierno de Estados Unidos por la falta de control para la adquisición de armas de fuego en medio de las últimas masacres que se han presentado en ese país, la más reciente fue la que ocurrió en una escuela de Parkland, al norte de Miami (Florida), donde el joven Nicolas Cruz armado con un fusil disparó contra avrios estudiantes dejando muertos a 17.

Ante esto, la respuesta del presidente Donald Trump fue insistir en su propuesta de armar a algunos maestros, porque según Trump en un caso como la masacre ocurrida el día de San Valentín, "un maestro armado lo habría acribillado antes de que él se enterara de lo que estaba pasando".

Sin embargo el problema va más allá. Las restricciones sobre el uso de las armas y las categorías permitidas varían a lo largo de los Estados Unidos, por ejemplo en la ciudad de Washington la venta y el porte de armas de fuego está prohibida, pero a menos de 15 minutos tanto en los estados de Virginia o Maryland es muy fácil acceder a la compra de una pistola o un rifle.

El documento de identificación y una revisión básica de antecedentes que se hace en la misma tienda es suficiente. Toma 15 minutos en el estado de Virginia y 7 días en Maryland si se quiere comprar una pistola  o 15 minutos para un rifle.
En Maryland se pueden usar proveedores de tan solo 10 disparos, pero en otros estados el estándar es en promedio de 15 disparos.

En estados ultraconservadores como Virginia es común encontrar restaurantes que le ofrecen descuentos entre el 10% y 15% a los clientes por mostrar el arma.

El uso de rifles o pistolas está muy arraigado a la cultura de los estadounidenses y los propósitos para armarse son variados: defensa propia, practicar polígono o cacería.  

La edad mínima para comprar armas largas es en promedio de 18 años, pero en algunos estados se permite  la posesión de armas a menores de 18 años con el consentimiento de los padres o con un certificado de manejo. Razón por la que la edad mínima es uno de los temas de discusión, el presidente Trump inicialmente dijo que estaría dispuesto a revisar un aumento en la edad mínima a 21 años.

Un control estricto a la venta de armas a nivel nacional no hace parte de la agenda de los congresistas ni del presidente quien considera que el problema de los tiroteos masivos está asociado a problemas de enfermedades mentales.

Expertos como Milton Sánchez, psicólogo del equipo de intervención de crisis para el gobierno de Loudoun, Virginia, uno de los estados con mayor libertad en el uso de las armas,  sostiene que el enfoque del presidente Trump para enfrentar el problema de los tiroteos masivos no es de salud mental sino del libre acceso a las armas porque la tasa de incidencia de personas con trastornos mentales graves asociados a delitos con armas es muy baja.

“De acuerdo con la Sociedad Americana de Psiquiatría, del total de los delitos violentos que se presentan en los Estados Unidos, sólo en el 3 por ciento son cometidos por personas con enfermedades mentales graves y de esos solo el uno por ciento involucra el uso de armas de fuego”, indicó Sánchez. 

Ni el presidente ni los congresistas se atreven a ir mas allá de manifestar la intención de prohibir los dispositivos que aumentan el número de ráfagas por minuto de las armas semiautomáticas, pese a que según las encuestas cerca del 70% de los estadounidenses están dispuestos a respaldar un control control más estricto a la venta de armas.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido