Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

agenciaefe
Certificado sanitario en Francia
AFP

El proyecto de ley del Gobierno francés para poner en marcha un certificado sanitario obligatorio para acceder a la mayoría de lugares públicos del territorio fue aprobado durante la noche del domingo y será revisado ahora por el Consejo Constitucional para entrar en vigor a principios de agosto.

El certificado deberá mostrar que la persona tiene una pauta de vacunación completa, un test negativo del coronavirus de las 48 horas anteriores o una prueba de haber pasado el virus en los seis meses previos.

Le puede interesar: Venezuela detectó dos primeros casos de la variante Delta

Dentro de las principales medidas que contempla el texto definitivo están que, a partir de agosto, el documento será necesario para entrar a bares, cafeterías y restaurantes, tanto terraza como interior; medios de transporte públicos de largo recorrido y ferias profesionales, que se suman a los lugares donde es obligatorio desde el 21 de julio: museos, teatros, monumentos, salas de deporte y espectáculo.

Los centros comerciales han quedado exentos de la medida, aunque corresponderá a las autoridades locales imponer el uso del certificado sanitario en ellos si lo consideran necesario.

Los adolescentes de entre 12 y 17 años no tendrán que presentarlo hasta el 30 de septiembre, pues empezaron a vacunarse más tarde. Este grupo sólo requerirá la autorización de uno de los padres para vacunarse y ninguna para los menores con 16 y 17 años. 

Lea además: Pruebas para desarrollar la pastilla contra el Covid-19

Los trabajadores de los lugares afectados también tendrán que presentar el documento, pero a partir del 30 de agosto. Si no tienen una justificación, podrían ser suspendidos sin salario. 

El texto prevé multas de 135 euros para los infractores y hasta seis meses de prisión y 3.750 euros de multa en caso de una tercera reincidencia en 30 días. Para los profesionales, las sanciones por no controlar irán desde multas hasta cierres administrativos. 

Los casos positivos confirmados deberán aislarse durante diez días y solo podrán salir en caso de urgencia o entre las diez de la mañana y las doce del mediodía. La seguridad social podrá hacer controles del aislamiento y avisar a las fuerzas del orden si cree que no se está respetando.

El personal sanitario tiene obligación de vacunarse. Deberán tener al menos una dosis el 15 de septiembre y la pauta completa como muy tarde el 15 de octubre. De no ser así podrán ser suspendidos de empleo y sueldo, pero no despedidos, una introducción que aportaron los senadores.

Lea además: Pablo Milanés cuesionó la represión en Cuba y elogió a los jóvenes manifestantes

Los senadores y diputados acordaron en comisión mixta paritaria que la aplicación de estas medidas se condiciona a la prolongación del estado de emergencia sanitaria, hasta el 15 de noviembre (frente al 31 de diciembre que pedía el Gobierno). Cualquier nueva extensión debe ser aprobada por los parlamentarios. 

El Gobierno ha acudido al Consejo Constitucional para que revise las medidas antes de la promulgación del texto, que esperan poner en marcha como muy tarde durante los primeros días de agosto. 

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.