Cargando contenido

Según medios internacionales, se han producido alrededor de 250 ataques múltiples con armas de fuego.

Tiroteo en Ohio
Policías en el lugar del tiroteo en Ohio.
AFP

Estados Unidos vivió uno de sus peores fines de semana por la violencia con armas de fuego, después de que dos ataques ejecutados en un lapso de menos de 24 horas provocaran 29 muertos y una cuarentena de heridos.

El primero de los tiroteos, registrado el sábado en un centro comercial de El Paso, Texas, dejó 20 muertos y 26 heridos, algunos de ellos críticos, según las autoridades de esta ciudad del sur de Estados Unidos, que detuvieron a un hombre blanco de 21 años e investigan el incidente como posible crimen de odio, pues un manifiesto atribuido al sospechoso que circula en internet denuncia una "invasión hispana de Texas".

El precandidato demócrata y excongresista Beto O'Rourke, nacido en El Paso, acusó al presidente Donald Trump de incitar al odio cambiando "el carácter de este país" y llevándolo "a la violencia".

Pocas horas después de este ataque, en la madrugada del domingo en Dayton, en el estado de Ohio (este), un hombre mató a nueve personas y dejó 16 heridas antes de ser abatido por la policía.

Lea también: El papa anima a sus párrocos y les pide "compromiso" contra los abusos

El sospechoso abrió fuego en la calle "con un arma de cañón largo y con muchas municiones", añadió. "Afortunadamente contábamos con muchos agentes en las inmediaciones cuando comenzó el incidente así que la violencia duró poco tiempo".

Ataques múltiples

En lo que va corrido del 2019 se han registrado alrededor de 250 tiroteos múltiples en Estados Unidos, según informan medios internacionales.

Según el diario El País de España, el más grave se registró en Virginia Beach, localidad costera en el Estado de Virginia, en el este del país, cuando un pistolero ocasionó la muerte de 12 personas e hirió a otras cuatro, en un edificio de oficinas municipales.

Dicho tiroteo sucedió en junio pasado casi un mes después de que ocurriera otro en un festival gastronómico en California donde fallecieron tres personas y otras 12 resultaron heridas.

En mayo hubo otros dos tiroteos que dejaron tres personas muertas y cerca de 11 heridos, ambos sucedieron en instalaciones escolares. En un colegio de las afueras de Denver, en el Estado de Colorado y en la Universidad de Carolina del Norte.

Le puede interesar: Rappi y otras plataformas de domicilios fueron suspendidas por juez de Buenos Aires

En abril y en febrero se registraron tiroteos en una sinagoga de San Diego (California) y en una fábrica de Aurora, una ciudad-suburbio a las afueras de Chicago, respectivamente.

En enero se registraron otros dos hechos con armas de fuego donde murieron en total ocho personas, cinco de ellas fallecieron en un banco de la localidad de Sebring, en el centro de Florida y las otras tres murieron en un tiroteo ocurrido en una bolera de la localidad de Torrance, en el condado de Los Ángeles (EE.UU.).

Regulación

Después de la tragedia de El Paso, como suele suceder tras todas las masacres, numerosas voces se han alzado para reclamar una regulación más estricta del mercado de las armas.

"Ya es hora de actuar y poner fin a esta epidemia de violencia relacionada con las armas", tuiteó Joe Biden, uno de los favoritos para convertirse en candidato demócrata a la Casa Blanca.

Estados Unidos, donde el porte de armas es legal, sufre regularmente tiroteos en escuelas, así como a lugares de culto, trabajo y entretenimiento o negocios.

El martes, dos personas murieron y un policía resultó herido en otra tienda Walmart en Misisipi, mientras que el domingo pasado un hombre mató a tres personas, incluido un niño de seis años, en un festival gastronómico en Gilroy, California, al sur de San Francisco. 

Fuente

Sistema Integrado de Información y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido