Cargando contenido

La reciente víctima fue un policía que se intercambió por un rehén.

Francia AFP
La policía rodeó los alrededores del lugar donde se encontraban los rehenes.
Foto: AFP

Un total de cuatro personas murieron y doce más resultaron heridas este viernes en el sur de Francia tras un atentado reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) y perpetrado por un hombre que fue abatido por las fuerzas de seguridad, luego de haberse atrincherado durante varias horas en un supermercado.

"Nuestro país sufrió un ataque terrorista islamista", declaró el presidente francés, Emmanuel Macron, tras una reunión de crisis.

Un último balance del atentado da cuenta de cuatro muertos y doce heridos.

La madrugada del sábado se anunció la muerte de un gendarme que durante el operativo del viernes al interior de un supermercado, se había ofrecido como rehén a cambio de la liberación de los civiles.

El presidente Macron calificó este sábado al gendarme Arnaud Beltrame, de 45 años, como "un héroe" que merecía "el respeto y la admiración del país entero".

El autor de este ataque, cometido en varias etapas entre las ciudades de Carcasona y Trebes, fue identificado como Radouane Lakdim, un francés nacido en Marruecos (en Taza, norte) de 25 años. Actuó "solo" y era conocido por "pequeña delincuencia", declaró a la prensa el ministro de Interior francés, Gérard Collomb.

El atacante dijo estar "dispuesto a morir por Siria" y reclamó durante los ataques "la liberación de los hermanos", según el fiscal antiterrorista de París, François Molins. 

Una fuente cercana a la investigación indicó que el atacante citó el nombre de Salah Abdeslam, único miembro aún con vida de los comandos que cometieron los ataques del 13 de noviembre de 2015 en París. Abdeslam está encarcelado en la capital francesa.

El grupo yihadista Estado Islámico reivindicó rápidamente el ataque a través de su agencia de propaganda Amaq. 

"El hombre es un soldado del Estado Islámico, que actuó en respuesta al llamamiento" a actuar "contra los países miembros de la coalición" internacional contra el EI en Irak y en Siria, según un comunicado colgado en la red social Telegram.

Francia participa en la coalición militar internacional que interviene en Siria e Irak contra Estado Islámico.

Vigilado por frecuentar personas activas en internet de la esfera yihadista, Radouane Lakdim estuvo en la cárcel por delitos de derecho común. A su salida, volvió a ser vigilado pero no mostró signos "que pudieran presagiar un paso al acto terrorista", señaló Molins en rueda prensa.

El fiscal también anunció que una mujer cercana al atacante, "con quien comparte su vida" fue detenida el viernes.

- Ataque en tres etapas -

El atacante, Radouane Lakdim, empezó su ataque con el robo de "un automóvil en Carcasona, matando a un pasajero e hiriendo al conductor". Un poco más lejos, disparó e hirió levemente a un policía que volvía de correr con otros agentes cerca de un cuartel.

Unos minutos más tarde, hacia las 11:15 a.m., hora loca, ingresó en el supermercado de Trebes y mató a un empleado y un cliente. En la tienda había unas 50 personas, según el fiscal Molins. 

Cuando llegaron los gendarmes, el teniente coronel Arnaud Beltrame se propuso como rehén para lograr liberar a civiles.

El gendarme dejó "su teléfono abierto" sobre una mesa, lo que permitió a sus colegas escuchar lo que sucedía dentro del negocio.

Hacia las 02:20, p.m., hola loca,  Lakdim disparó contra el gendarme, hiriéndolo en dos ocasiones. Fue entonces que intervinieron las fuerzas especiales. Durante la operación dos agentes más resultaron heridos.

- Francia en alerta -

Francia sigue en alerta tras una serie de atentados desde el ataque contra la sede del semanario satírico Charlie Hebdo en enero de 2015, que dejó 12 muertos.

La ola de atentados yihadistas dejó un total de 238 muertos y cientos de heridos en 2015 y 2016. Varios de esos ataques o intentos de ataque apuntaron a militares o policías.

Las autoridades temen nuevos atentados a pesar del incremento de las medidas de seguridad instauradas por el gobierno, cuya señal más visible es el despliegue de 10.000 militares en las calles, estaciones y lugares turísticos.

El anterior ataque reivindicado en Francia por el EI había tenido lugar en Marsella, el pasado 1 de octubre. Ese día, un tunecino de 29 años, Ahmed Hanachi, mató a dos jóvenes ante la estación Saint-Charles de la ciudad meridional al grito de "Alá Akbar", antes de ser abatido por militares. 
 

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido