Cargando contenido

Michelle Bachelet advirtió que la situación en Bolivia puede salirse de control.

Enfrentamientos en Bolivia
Enfrentamientos en Bolivia.
AFP

El número de fallecidos aumentó a siete y los heridos ya son 115 tras los graves enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden cerca de la ciudad boliviana de Sacaba.

"Actualmente nosotros tenemos ya siete fallecidos (...), hay un hermano que lamentablemente está agonizando por un vaciado cerebral y él penosamente va a fallecer", dijo el representante de la Defensoría del Pueblo en la región central de Cochabamba, Nelson Cox.

Los enfrentamientos se produjeron este viernes en una carretera entre las ciudades de Cochabamba y la vecina Sacaba, con choques entre cocaleros afines a Evo Morales y fuerzas militares y policiales, que realizan operaciones conjuntas desde el pasado lunes para mantener el orden ante la ola de violencia en Bolivia.

El funcionario explicó que estos casos se deben a impactos de municiones que se cree provinieron de las fuerzas conjuntas, Policía y ejército.
Lea además: Policía dispersa punto de concentración de la oposición en Venezuela

Además, cinco heridos graves han sido sometidos a operaciones de urgencia durante esta madrugada en el hospital Viedma, el más importante de Cochabamaba, cuyo pronóstico aún es reservado, aseguró Cox.


El representante de la Defensoría del Pueblo participó en las últimas horas en inspecciones en el sitio de los enfrentamientos, donde se han dado "disparos en las paredes, en letreros, en los objetos" con armas de "grueso calibre", mencionó.

"No ha existido un enfrentamiento, ha sido una arremetida de fuerzas policiales y militares en contra de la población civil", fue una de la conclusiones de Cox, que precisó que "se han incumplido protocolos" y estándares de seguridad internacionales.

Ante estas nuevas cifras, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachellet, alertó que el "uso innecesario o desproporcionado" de la fuerza policial o militar, puede llevar a la situación en Bolivia a "salirse de control".

Bachelet condenó las muertes que se han dado desde las elecciones del 20 de octubre y desde que Evo Morales renunció a la presidencia. "Condeno estas muertes. Se trata de un desarrollo en extremo peligroso, pues lejos de apaciguar la violencia, es posible que la empeore", agregó.

La Defensoría del Pueblo ha hecho acercamientos con los dirigentes cocaleros y sindicalistas para conseguir que autoricen las autopsias a los fallecidos y establecer la causa precisa de las muertes.

El Gobierno interino de Bolivia manifestó el viernes que hubo casos "particulares" en alguno de los fallecidos y abrió la posibilidad de que los disparos hayan surgido del mismo lado de la protesta, no de las fuerzas de seguridad.

"Hemos exigido nosotros el manejo transparente de la investigación, por eso nos urgen las autopsias de los fallecidos", recalcó Cox.

Las autoridades nacionales ha denunciado la presencia de grupos armados comandados por extranjeros en varias de las movilizaciones, que supuestamente están a favor de los partidarios de Evo Morales.

Le puede interesar: Bolivia expulsará a todos los diplomáticos venezolanos: canciller interina

Para esta jornada está prevista la llegada a Cochabamba del ministro interino de la Presidencia, Jerjes Justiniano, para establecer un proceso de diálogo con los dirigentes del grupo afectado.

Hasta el momento se han reportado 20 fallecidos y más de 500 heridos en enfrentamientos desde las elecciones generales del pasado 20 de octubre.

Fuente

EFE Y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido