Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

gvalvarado
Lgtbi
AFP

El hombre de 22 años que abrió fuego el fin de semana en un club gay en Colorado Springs, oeste de Estados Unidos, dejando cinco muertos y una veintena de heridos, podría enfrentar cargos por asesinato y crímenes de odio.

Anderson Lee Aldrich, quien fue sometido por asistentes al Club Q el sábado por la noche luego de disparar a la multitud con un rifle de asalto, actualmente se encuentra detenido en un hospital a la espera de cargos formales, dijo el jefe de policía Adrián Vásquez.

El fiscal del distrito del condado de El Paso, Michael Allen, dijo que espera que el tirador se presente a un tribunal en los próximos días.

En contexto: Al menos cinco muertos y 18 heridos en tiroteo en un club gay en EE. UU.

Lee Aldrich enfrentaría cargos de asesinato en primer grado y "si hay pruebas de delitos motivados por prejuicios, también se lo inculpará por esto", añadió Allen.

John Suthers, el alcalde de Colorado Springs, elogió a dos héroes que ayudaron a detener al atacante luego de que este entrara al club y abriera fuego. 

"Creo que, en opinión de todos los involucrados, (ellos) salvaron muchas vidas", dijo Suthers.

Le puede interesar: Sube a 162 el balance de muertos por sismo en Indonesia

El alcalde habló con uno de estos hombres, Richard Fierro, un veterano con 15 años en el ejército de Estados Unidos. 

"Nunca había encontrado a alguien que se involucrara en acciones tan heroicas que fuera tan humilde al respecto", añadió Suthers. "Simplemente me dijo: 'Estaba tratando de proteger a mi familia'", explicó. 

Fierro estaba con su esposa, su hija y amigos en el bar cuando empezó el tiroteo, según la entrevista que dio al periódico The New York Times.

El veterano de 45 años, que sirvió en Irak y Afganistán, dijo haber derribado al tirador agarrando un asa de su chaleco antibalas, tomó su arma y lo golpeó con ella. 

Lea más: Rusia acusa a Ucrania de bombardear la planta nuclear de Zaporiyia

"No sé exactamente lo que hice, solo entré en 'modo de combate'", dijo Fierro. "Solo sé que tenía que matar al tipo antes que él a nosotros".

"Le quité el arma de la mano y empecé a golpearlo en la cabeza, una y otra vez", explicó el veterano al periódico. 

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.