El vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, se reunirá hoy en Jerusalén con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, antes de desplazarse a Ramala para encontrarse con el presidente palestino, Mahmud Abás.

El encuentro entre Biden y Netanyahu en la sede de la jefatura del Gobierno en Jerusalén se centrará, sobre todo, en el debate del nuevo paquete de ayuda militar estadounidense a Israel para la próxima década.

Se espera que ambos dirigentes hagan declaraciones a la prensa después del encuentro.

Más tarde, sobre las 13.00 hora local, Biden se trasladará a la residencia oficial del presidente israelí, Reuvén Rivlin, con el que abordará, entre otros asuntos, las relaciones bilaterales y la situación regional.

Biden tiene previsto llegar a la Muqata de Ramala (palacio presidencial), para reunirse con el presidente palestino Mahmud Abás, sobre las 20.00 hora local.

El paquete de ayuda militar de EEUU a Israel, sobre el que existen desacuerdos entre ambos países, centrará, previsiblemente, los encuentros del vicepresidente de EEUU con las autoridades israelíes.

Israel espera que el monto actual de ayuda, de 3.000 millones de dólares anuales, se incremente hasta los 5.000, como compensación por el pacto nuclear impulsado por Washington y firmado el pasado año entre Irán y cinco potencias internacionales.

La Casa Blanca, sin embargo, ofrece un incremento de 500 millones de dólares anuales, según la prensa israelí.

Ayer, tras aterrizar en Tel Aviv y reunirse con el expresidente israelí Simón Peres, Biden señaló que "EEUU está completamente comprometido con la seguridad de Israel y de sus ciudadanos (...)".

Las dificultades en las negociaciones sobre el monto de la ayuda, en marcha desde 2015, llevaron a Netanyahu a sugerir recientemente que quizás sería conveniente aplazar la firma del acuerdo hasta que asuma el cargo el próximo inquilino de la Casa Blanca, lo que generó malestar en Washington.

La visita de Biden coincide con un repunte de la violencia en la región, con cuatro violentos ataques de palestinos contra israelíes ayer y otro más esta mañana en Jerusalén.

Por EFE