Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Manifestaciones en Birmania contra el golpe de Estado
AFP

Al menos 38 manifestantes prodemocracia murieron este miércoles en Birmania a manos de las fuerzas de seguridad, que siguen usando munición real para reprimir estas protestas, en una espiral de violencia tras el golpe de Estado militar en el país.

La emisaria de la ONU para Birmania, Christine Schraner Burgener, instó a los miembros de la ONU a tomar "medidas muy duras". 

"Tuve una discusión con el ejército y les advertí de que los Estados miembro y el Consejo de Seguridad podrían tomar medidas enormes y fuertes", declaró durante una rueda de prensa telemática. 

Lea además: Policía en EE.UU. alerta de plan de una milicia para irrumpir en el Capitolio

La jornada del miércoles fue "la más sangrienta" registrada en Birmania desde el golpe de Estado del 1 de febrero, subrayó la emisaria.

Tras disparar gases lacrimógenos y balas de goma, las fuerzas de seguridad volvieron a recurrir a las armas de fuego para dispersar las concentraciones de opositores en Rangún, la capital económica, además de ciudades como Monywa, Mandalay o Myingyan.

"Tenemos ahora más de 50 muertos desde el comienzo del golpe de Estado y múltiples heridos", dijo la funcionaria desde Suiza, donde reside.

Cuando los periodistas le preguntaron sobre las condiciones impuestas por los militares para una posible visita suya a Birmania, que la ONU reclama desde hace un mes, Schraner respondió que le habían dicho que sería bienvenida, pero "no ahora", ya que antes debían resolver algunos problemas. 

Los videos difundidos en las redes sociales este miércoles muestran a jóvenes cubiertos de sangre, se escuchan detonaciones y manifestantes que gritan: "¡Nuestra revuelta debe triunfar!". 

Le puede interesar: Alexei Navalni dice estar bien, en un mensaje desde la cárcel

Con cortes de internet, un refuerzo del arsenal represivo y olas de detenciones, la junta militar está resuelta a asfixiar a sus detractores desde el golpe de Estado que derrocó al gobierno civil de Aung San Suu Kyi.

Los birmanos siguen, pese a todo, saliendo a las calles para reclamar la marcha de los generales golpistas y la liberación de cientos de detenidos encarcelados en las últimas semanas.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.