Una delegación de altos cargos de Bolivia que visita Argentina esta semana pidió este martes a la ministra de Seguridad del país austral, Patricia Bullrich, que las modificaciones recientemente implementadas por su cartera en la ley de migraciones "no lesionen, resientan o cercenen algún derecho". Así lo aseguró en declaraciones a la prensa el presidente del Senado boliviano, José Alberto Gonzales, que encabeza la comitiva, y relató que durante el encuentro que tuvieron este martes con la ministra argentina le hicieron escuchar "las observaciones" del Gobierno boliviano acerca de las modificaciones en la ley. El presidente argentino, Mauricio Macri, firmó la semana pasada un decreto que endurece la ley migratoria del país con el fin de prohibir la entrada al país a personas con antecedentes penales y acelerar la expulsión de los extranjeros que comentan delitos en territorio argentino. La medida fue aprobada días después de que Bullrich vinculara la inmigración peruana, paraguaya y boliviana con el aumento del narcotráfico, lo que fue criticado por el Gobierno de Evo Morales, que comparó sus palabras con el "discurso xenofóbico" del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Además, pocos días después, el diputado argentino Alfredo Olmedo se mostró a favor de construir un muro en la frontera entre ambos países para mejorar los controles migratorios. En medio de un clima de tensión, este fin de semana el Gobierno boliviano envió a Argentina una comisión de altos cargos destinada a verificar la situación de los bolivianos residentes en el país austral, que son cerca de 1,2 millones, según datos del Gobierno de la nación andina. La delegación -también integrada por el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, y el viceministro de Comercio Exterior, Clarems Endara- se reunió este lunes con el vicecanciller argentino, Pedro Villagra, y mantendrá a lo largo de este martes un encuentro con el titular de Migraciones, Horacio García. En la reunión de hoy también se llegó a un acuerdo para que en unos días se celebre un encuentro más amplio entre Bullrich y García con sus pares bolivianos, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, y la directora de Migraciones, Cosset Estenssoro, con el fin de examinar las pegas de Bolivia con respecto a los cambios en la ley. Algunas de esas objeciones pasan, según Gonzales, por que las modificaciones implementadas por el Ejecutivo de Macri no incluyan "procedimientos" o "figuras penales" que puedan generar "confusión, malinterpretación o arbitrariedad" a la hora de aplicar la norma. Gonzales aseguró que el encuentro fue positivo y que Bullrich recibió la propuesta de la reunión con "buen ánimo" y se mostró esperanzado en que se puedan afinar dichos puntos y en que estas discusiones reviertan en un mejor bienestar para los bolivianos que vivan en Argentina y los argentinos que viven en Bolivia.

Por: EFE