Cargando contenido

El nuevo partido político del presidente de Brasil se llamaría Alianza por Brasil.

Michelle Bolsonaro y Jair Bolsonaro, primera dama y presidente de Brasil, respectivamente, en Brasilia
Michelle Bolsonaro y Jair Bolsonaro, primera dama y presidente de Brasil, respectivamente, en Brasilia
AFP

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, inicia este 1 de enero el segundo año de su mandato con el desafío de construir un nuevo partido que le garantice la gobernabilidad y le sirva de trampolín para una empresa mayor: la reelección en 2022.

A lo largo de sus casi treinta años de vida política, Bolsonaro ha pasado por una decena de formaciones de centro y derecha y ahora se propone fundar su propio partido, sobre el cual ha afirmado que será el primero "realmente conservador" que tenga Brasil.

Su poca fidelidad política tuvo un nuevo capítulo este año, ya en el Gobierno, cuando abandonó el Partido Social Liberal (PSL), al que se había afiliado a principios de 2018 y que le sirvió de plataforma para ganar las elecciones.

Más información:  'El rock lleva al aborto, satanismo y drogas': jefe de Fundación de las Artes en Brasil

La ruptura se dio en medio de sospechas de "Caja B" en la campaña del PSL, que llevaron a la destitución del ministro de la Secretaría General de Gobierno, Gustavo Bebianno y que afectan al titular de Turismo, Marcelo Álvaro Antonio, que aún así permanece en el cargo.

Junto con el mandatario, dejaron el PSL sus tres hijos volcados a la política: el senador Flavio, investigado por corrupción, el diputado Eduardo y el concejal de Río de Janeiro, Carlos.

Los cuatro conforman el llamado "Clan Bolsonaro", que a través de las redes sociales ha alimentado innumerables polémicas durante este año en medio de su "cruzada ideológica" contra todo lo que huela a izquierda o progresismo.

El más activo ha sido el diputado, Eduardo Bolsonaro, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja y quien llegó a ser propuesto por su padre como embajador en Estados Unidos por su cercanía con la familia del mandatario, Donald Trump.

Lea más: Bolsonaro admitió que erró al decirle a periodista que tenía una "cara de homosexual terrible"

Esa sugerencia generó críticas y acusaciones de nepotismo y cayó finalmente en saco roto, aunque el presidente afirmó que la renuncia de Eduardo al posible cargo de embajador obedeció a la necesidad de contar con él para organizar el nuevo partido: Alianza por Brasil.

Eduardo, tercer hijo de Bolsonaro y conocido por eso como "03", es también muy próximo a Steve Bannon, exasesor de Donald Trump y quien lo ha nombrado "líder" para América Latina de "El Movimiento", una suerte de internacional de la ultraderecha que promueve desde Bruselas.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido