Cargando contenido

La vida política del presidente electo de Brasil ha estado marcada por fuertes declaraciones como cuando defendió a la dictadura de su país.

Jair Bolsonaro
Jair Bolsonaro
AFP

Brasil acaba de dar una vuelta radical hacia la derecha con la elección de Jair Bolsonaro, después de un dominio político del Partido de los Trabajadores (de izquierda), que llegó al poder en 2003 con Luiz Inácio Lula da Silva

La vida política de Bolsonaro ha estado llena de declaraciones incendiarias. En 1993, cuando era diputado federal, defendió la dictadura que gobernó a su país entre 1964 y 1985

Y en 1999 afirmó que el mayor error del régimen militar "fue haber torturado y no matado". 

Lea también: Diez imágenes para entender quién es Jair Bolsonaro, hombre que promete "salvar" a Brasil 

En estas elecciones fue llamado el ‘Trump brasileño’ porque, así como lo hizo el presidente de Estados Unidos, se presentó con un discurso antisistema, a pesar de su marcada tendencia a la derecha. 

También se ha mostrado como defensor de la familia, aunque tiene cinco hijos (cuatro hombres y una mujer) de tres matrimonios diferentes. Sin embargo, de su hija menor alguna vez dijo que fue "una debilidad" de sus capacidades, según reseña la agencia AFP. 

Precisamente por declaraciones como esa algunos dicen que es machista y misógino

En 2014, por ejemplo, dijo que la diputada Maria do Rosário “no merecería ser violada porque es muy mala y muy fea”.  

 "No es mi tipo, nunca la violaría. No soy un violador, pero si lo fuera, no la violaría porque no se lo merece", añadió. 

Por esta situación, en 2015, la justicia de su país lo condenó a pagar 10.000 reales por daños morales. 

Otra frase que generó molestia la dijo en junio de 2011 a la revista Playboy. En ese momento, aseguró que si tuviera un hijo homosexual preferiría que estuviera muerto:

Prefiero que muera en un accidente a que aparezca con un hombre con bigote. De todos modos, para mí estaría muerto (…) Sería incapaz (de amar a un hijo homosexual)”. 

La verdad es que la homosexualidad viene de las amistades, y ahí viene la droga, viene tanta cosa atrás”, agregó.  

En abril de 2017, en un evento, también lanzó una fuerte declaración por la fue llamado racista, pues dijo que los habitantes de los quilombos no servían ni siquiera para procrear.  

Los quilombos, en Brasil, son los asentamientos donde viven algunos descendientes de esclavos

“Fui a un quilombo. El afrodescendiente más liviano pesaba siete arrobas. No hacen nada. Creo que ni para procrear sirven”, dijo Bolsonaro.  

Además, en ese mismo evento aseguró que, de llegar a la presidencia, todo el mundo tendría un arma de fuego en su casa y no habría “un centímetro para reservas indígenas o quilombolos (habitantes de quilombos)”. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido