Cargando contenido

Milton Robeiro será el tercer pastor en el gabinete de Brasil.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil / Coronavirus en Brasil
AFP

El abogado y académico Milton Ribeiro, escogido este viernes como nuevo ministro de Educación de Brasil por el presidente Jair Bolsonaro, será el tercer pastor evangélico en el Gabinete y tendrá que apagar el incendio dejado por sus polémicos antecesores en la estratégica cartera.

Ribeiro, indicado por los grupos evangélicos que apoyan ciegamente a Bolsonaro, será el cuarto ministro de Educación desde que el líder ultraderechista asumió el poder el 1 de enero de 2019 y ocupará una cartera en la que todos sus antecesores en el actual Gobierno tuvieron que dejar el cargo cargados de polémicas.

Lea además: Bolsonaro impone 14 vetos a ley que busca proteger indígenas de la pandemia

Nacido hace 62 años en el puerto paulista de Santos, Ribeiro tiene graduación universitaria como abogado y teólogo, maestría en derecho en la Universidad Presbiteriana Mackenzie, doctorado en educación en la estatal Universidad de Sao Paulo (USP) y especialización en administración académica.

Con un perfil más público que el de su fugaz antecesor, el economista Carlos Alberto Decotelli, quien no llegó a tomar posesión por una polémica por falsificaciones en su currículo después de que una universidad argentina y otra alemana negaron su doctorado y posdoctorado, Ribeiro fortalece la presencia evangélica en el Gabinete de Bolsonaro.

El nuevo miembro del Gabinete, a pesar de su indicación por parte de las iglesias evangélicas, llega a ocupar la cartera con un papel más moderado que el de los dos primeros titulares del Ministeiro en el actual Gobierno y que formaban parte de la corriente extremista y conservadora que apoya al mandatario.

El filósofo colombiano naturalizado brasileño Ricardo Vélez Rodríguez y su sucesor Abraham Weintraub, ambos sugeridos por el pensador conservador Olavo de Carvalho, una especie de "gurú" de Bolsonaro, buscaron imponer su ideología en las políticas de educación y tejieron una red de polémicas en su entorno que terminaron con sus salidas.

Decotelli, en tanto, fue recomendado por los ministros y consejeros militares que apoyan a Bolsonaro y su nombramiento, en principio, llegó a agradar a diversas esferas políticas por tratarse del primer ministro negro del actual Gobierno y por tener un aparente currículo de excelencia académica, condición que se fue al piso al ser desmentido.

Antes de llamar a Ribeiro para formar parte de su Gobierno, Bolsonaro consideró para el cargo al actual secretario de Educación del estado de Paraná (sur), Renato Feder, sugerido por la base política que se mantiene con el mandatario y quien declinó la invitación.

Le puede interesar: Argentina fue elegida para probar la vacuna contra el coronavirus de Pfizer

El otro nombre sobre la mesa fue el del mayor Víctor Hugo de Araujo Almeida, militar de la reserva, abogado y diputado federal, quien actúa como vocero del Gobierno en la Cámara baja. Pero al final Bolsonaro optó por Ribeiro, con un perfil más técnico y alineado moderadamente con la ideología religiosa que respalda al gobernante.

El recién nombrado ministro de Educación integra el Comité de Ética de la Presidencia y forma parte del Consejo de la Universidad Presbiteriana Mackenzie, una de las principales universidades privadas de Sao Paulo y en la que llegó a ocupar el cargo de vicerrector y rector interino. 

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido