Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Boris Johnson, primer ministro británico
Boris Johnson, primer ministro británico, tras dar positivo para coronavirus continuó dirigiendo a través de videoconferencia.
AFP

El primer ministro británico, Boris Johnson, salió este domingo del hospital londinense donde estaba internado desde hacía una semana por coronavirus, anunció Downing Street.

"El primer ministro salió del hospital para seguir su convalecencia en Chequers", su residencia al noroeste de Londres, anunció su portavoz en un comunicado, en el que explica que "no retomará inmediatamente el trabajo" por prescripción médica. 

Lea aquí: Corea del Sur registra la reactivación del coronavirus en 51 pacientes curados

Antes de su salida, Johnson agradeció al servicio público de salud, el NHS, por haberle salvado "la vida".

"Nunca agradeceré lo suficiente" al personal del NHS, "les debo la vida", dijo Johnson, en su primera declaración oficial desde el lunes pasado, cuando fue hospitalizado en el servicio de cuidados intensivos del hospital de St Thomas.

Según la prensa británica, el dirigente conservador de 55 años, que el jueves salió de la sala de cuidados intensivos, se distrajo este tiempo haciendo sudokus y mirando películas, como la comedia romántica "Love Actually".

Su novia de 32 años, Carrie Symonds, que está embarazada, le envió copia de sus últimas ecografías.

"El primer ministro sigue mejorando", declaró el sábado el ministro británico del Interior, Priti Patel, en una conferencia de prensa.

Johnson contrajo la Covid-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, a fines de marzo.

Le puede interesar: Murió el primer médico en Colombia por coronavirus

En el Reino Unido, la pandemia de la Covid-19 causó hasta la fecha 9.875 muertos.

El agradecimiento público ocurre en un momento en que aumenta el descontento en el personal de sanidad, que denuncia la falta de elementos de protección.

La Asociación Real de Enfermeros (RCN), el mayor sindicato de ese sector, aconsejó a sus agremiados negarse a trabajar "como último recurso" en el caso de una carencia grave de equipamientos de protección.

"Para el personal sanitario, eso es contrario a su instinto. Pero la seguridad no debe ser objeto de ningún compromiso", explicó a la agencia de noticias británica PA un portavoz del sindicato.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.