Cargando contenido

Foto: AFP



La salida de la Unión Europea le costaría al Reino Unido casi medio millón de empleos en el peor de los casos, según un estudio encargado por el alcalde de Londres y publicado este jueves.

Si el país sale de la UE sin un acuerdo con el bloque, podría perder 482.000 empleos de 2019 a 2030, según el estudio elaborado por Cambridge Econometrics.

Si el Reino Unido no consiguiese pactar un periodo de transición para la salida -durante el que todo sería igual que hasta ahora, para dar tiempo a las empresas a preparar la nueva situación-, ni un acuerdo sobre la futura relación comercial, el país perdería 46.700 millones de libras (62.900 de dólares, 52.700 de euros) en inversiones en el mismo periodo.

El informe compara cuatro desenlaces con la situación actual -que el gobierno descarta mantener- de permanencia en el mercado único y la unión aduanera.

La hipótesis más optimista -que el país acordara un periodo de transición de dos años que desembocara en la permanencia en el mercado único, sin unión aduanera- le costaría caro igualmente: 176.000 empleos e inversiones por 20.200 millones de libras.

El alcalde Sadiq Khan, que hizo campaña contra el Brexit en el referéndum de 2016, dijo que las conclusiones del estudio demuestran "los riesgos económicos potenciales -y el coste humano- que está en juego en las negociaciones".

Khan acusó al gobierno de "una absoluta falta de preparación" para evaluar el impacto del Brexit, e instó a los ministros a cambiar su posición negociadora y solicitar permanecer en el mercado único y en la unión aduanera. El gobierno rechaza esa posibilidad porque entonces tendría que seguir permitiendo la libre circulación de europeos y quiere reducir la inmigración.

Una portavoz del ministerio británico encargado del Brexit dijo que "el Reino Unido quiere una alianza especial con la Unión Europea, una alianza que incluya una nueva relación económica y una nueva relación en seguridad".

El peor escenario, según Cambridge Econometrics, sería curiosamente el que más reduciría la inmigración, a precio de golpear la economía.

 

Por: AFP