Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Bebé
Bebé
Ingimage

Un nuevo informe publicado por la Unicef junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que durante el 2017 falleció un niño cada cinco segundos por causas que se pudieron haber prevenido

El estudio señaló también que aproximadamente 6,3 millones de niños menores de 15 años perdieron la vida en 2017 y la mayoría de ellos, casi 5,4 millones, falleció durante los primeros cinco años de vida; casi la mitad de ellos eran recién nacidos. 

Entre las principales causas de esta problemática, según el informe, son enfermedades como la neumonía y diarrea que ataca a los niños en sus primeros meses de vida. 

Lea también: Estos son los mejores colegios del país

"En los menores de cinco años las enfermedades juegan un papel muy importante y, para reducir sus tasas, la intervención más fácil y directa es la inmunización que sirve para reducir el número de muertes. Cuando se logra este objetivo, las principales causas de muerte son la neumonía y la diarrea, que son razonablemente fáciles de tratar, pero se necesita una mayor intervención de los sistemas de salud para poder hacerles frente", explicó Mark Hereward, director asociado de la división de Investigación de Datos y Políticas de Unicef. 

La Organización además hizo un llamado para que se tomen medidas frente a la situación y advirtió que, de no ser así, morirán 56 millones de niños menores de cinco años entre el 2018 y 2030

“A pesar de los progresos notables que hemos logrado desde 1990, millones de niños siguen muriendo simplemente debido a su identidad o al lugar donde han nacido. Si aplicamos soluciones sencillas como el suministro de medicamentos, agua potable, electricidad y vacunas podemos cambiar esa realidad para todos los niños”, indicó la directora de Datos, Investigaciones y Políticas de Unicef, Laurence Chandy.

Le puede interesar: Colombiana ganó premio científico en Alemania

La investigación también indicó que la mayoría de niños menores de cinco años mueren por causas que se pueden evitar o tratar, como complicaciones durante el parto, neumonía, diarrea, sepsis neonatal y paludismo. Dentro de este grupo de edad también existen diferencias regionales, ya que el riesgo que corre un niño de morir en África subsahariana es quince veces mayor que en Europa.

Finalmente, el informe indicó que las tasas de mortalidad de menores de cinco años en zonas rurales son un 50% más altas que las de los niños de zonas urbanas, y que los bebés nacidos de madres sin formación tienen más del doble de probabilidades de morir antes de cumplir los cinco años que los de madres que han cursado estudios secundarios o superiores.
 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.