Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

agenciaefe
Migrantes en la frontera sur Texas
AFP

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, abordó la crisis de los miles de migrantes haitianos varados en la frontera en una llamada con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken.

“La conversión versó sobre este tema en particular y la necesidad de una respuesta regional, no solo sobre este flujo que ha atravesado todos los países de América Latina", reveló este martes el canciller en la rueda de prensa diaria de Palacio Nacional.

La llamada, que sucedió la noche del lunes, ocurre después de que cerca de 13.000 migrantes irregulares, en su mayoría de Haití, quedaron retenidos por las autoridades estadounidenses en un campamento improvisado bajo el puente internacional que une Del Río, Texas, con la mexicana Ciudad Acuña, en Coahuila. 

Los migrantes han estado cruzando desde el martes de la semana pasada a Estados Unidos y han desbordado a las autoridades migratorias, que han improvisado el campamento a la espera de procesar sus solicitudes de asilo o retornarlos a su país en aviones.

Los haitianos provienen de Brasil y Chile después de que, en agosto, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, en inglés) informó de la ampliación del programa del Estatus de Protección Temporal (TPS), un anuncio que los traficantes están tergiversando, según el canciller Ebrard. 

Lea aquí: Casa Blanca lamenta el posible uso de látigos contra haitianos en su frontera

El secretario de Relaciones Exteriores de México ha pedido una solución regional al enunciar que los migrantes atraviesan Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y México.

“Se tiene que tener una respuesta, pensamos nosotros, de carácter regional y con apoyo también de las Naciones Unidas para apoyar que la situación en Haití pueda mejorar lo más pronto posible”, manifestó.

El canciller propuso "un esfuerzo muy grande de información" para exponer a los haitianos refugiados en Latinoamérica que los beneficios del programa TPS solo aplican a quienes ya están en Estados Unidos.

También planteó un apoyo humanitario por la crisis política tras el magnicidio del presidente Jovenel Moise en julio pasado y el terremoto de magnitud 7,2 que dejó más de 2.000 muertes y 12.000 damnificados en agosto.

El diplomático mexicano aclaró que aún no hay un acuerdo definitivo con Estados Unidos, que ha deportado 560 haitianos en los últimos días.

El canciller aclaró que la intención de los haitianos no es quedarse en México, aunque ha estimado que apenas 15 % de ellos han pedido refugio en el país.

“Tienen condición de refugiados en esos países (Brasil y Chile), entonces no están solicitando ser refugiados en México, salvo un pequeño porcentaje. Lo que están pidiendo es que se les deje libre el paso prácticamente hacia los Estados Unidos”, apuntó.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.