Casi 140 personas murieron calcinadas y un número similar resultaron heridas por la explosión hoy de un camión cisterna cargado de gasolina que volcó y luego se prendió fuego en el este de Pakistán, un accidente que ha enlutado las celebraciones por el fin del mes sagrado del Ramadán.

El lugar donde a primera hora de la mañana local se produjo el siniestro, en una carretera nacional cerca de la localidad de Bahawalpur, en la provincia de Punyab, era horas después un amasijo de vehículos calcinados de los que aún salía una gran humareda.

Hasta allí se habían trasladado vecinos de la zona al conocer que un camión cisterna cargado con miles de litros de gasolina había volcado, derramando por el asfalto el preciado líquido, un regalo por el fin del Ramadán para las familias más empobrecidas.

Sin embargo, la suerte se tornó en tragedia cuando la gasolina prendió fuego de manera repentina, desencadenando una explosión que envolvió a los presentes sin que tuvieran tiempo de escapar, dijo a Efe un portavoz de la policía local, Ghulam Dastgir.

"El número de muertos ha alcanzado los 139 y hay 112 heridos. 123 personas habían sido trasladadas a los hospitales, de las cuales dieciséis murieron. La mayoría de los cuerpos está irreconocible, por lo que su identificación se hará a través del ADN", dijo a Efe Baqir Hussain, que lidera el equipo de rescate desplegado en la zona

Unidades de bomberos lograron extinguir el incendio, mientras los equipos de rescate y vecinos de la zona trataban de salvar el mayor número posible de personas, entre ellas niños, que fueron trasladados a hospitales de las localidades de Multan y Bahawalpur.

Entre los vehículos calcinados hay tres coches y 86 motocicletas, debido a que muchos de los vecinos que se trasladaron al lugar para recoger gasolina lo hicieron tanto a pie como en moto, detalló Hussain, quien reveló que el camión volcó por exceso de velocidad.

El portavoz del Ejército paquistaní, Asif Ghafoor, explicó en su cuenta oficial de Twitter que las Fuerzas Armadas enviaron helicópteros al lugar del siniestro para trasladar a las víctimas a hospitales y centros de quemados.